Ciencia

La educación no es para todos

Los profesores se han manifestado, pero lamentablemente van a chocar contra el muro de la intolerancia, de la intransigencia, de la prepotencia y de la chulería. Se quiere mostrar a los docentes como un estamento laboral que trabaja poco. Cada vez que afirman esto desde la derecha en un intento por desprestigiar a los maestros, me acuerdo de lo que muchos padres que son entrevistados por la televisión a las puertas de los colegios con motivo de la vuelta al “cole” después de vacaciones y la mayoría de ellos con toda franqueza te dicen que estaban deseando que sus hijos volvieran al colegio para “descansar” de ellos. Si los hijos, y lo digo en el mejor sentido de la expresión suponen un “tormento” para los padres durante el tiempo que están en casa, un niño o dos de temprana edad por familia, imagínense lo que supone para un docente que está “peleando” cinco horas con veinticinco o más de ellos y como solemos decir “cada uno es de una madre”. He estado durante veinte años participando en las AMPAS y sé muy bien que el trabajo del profesor no es únicamente el de estar con los niños procurando que estos aprendan, tienen otras obligaciones profesionales que no se ven cara al público pero que existen, pero lo de le derecha es descalificar, insultar, calumniar a todo aquel que con toda la razón del mundo se atreva a plantarles cara. Siempre han sido así y que nadie espere que cambien.

Los profesores se han mostrado disconformes con la prolongación de su horario laboral y me parece muy normal, en el fondo son trabajadores como los demás y a ningún trabajador le viene bien trabajar más horas por el mismo salario. El trabajo y el pago del mismo son de lo que vivimos todos los trabajadores y nuestras familias, y nadie, por muy gobernante que sea, tiene derecho a recortar lo que para un trabajador supone el sustento para él y su familia. Los profesores se oponen a esto, con toda razón, y se muestran totalmente disconformes en los recortes en educación que han llevado a cabo en algunas autonomías gobernadas por el Partido Popular. Hemos tenido ocasión de escuchar, una vez más, las desafortunadas palabras de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, cuando ha dicho que la enseñanza no debe ser gratuita a todos los niveles. Aunque posteriormente haya querido enmendar su desaforada verborrea diciendo que se refería a lo que puede ser el acceder a un máster y que este no tiene porque ser gratuito. Los que conocemos a este señora, y creo que todos la vamos conociendo, lamentablemente, cada vez más, sabemos lo que en un principio quiso decir y lo dijo muy claro, por lo visto ella piensa que todos los españoles tenemos el “sueldazo”, que ella tiene, en junio de 2008 sus ingresos anuales eran del orden del 100.743 euros más gastos de representación, ahora, tres años después, sin duda alguna cobrará mucho más, y que por ello podemos pagar los estudios de nuestros hijos con la misma facilidad que ella. Pero si se quiso referir solamente al máster, cosa que no creo en absoluto, la señora cree, por lo que se ve, que todos los padres pueden pagar estos cursos de especialización y ampliación de conocimientos, cuando no está al alcance de todos, pero claro ¿qué se han creído los trabajadores, que sus hijos tienen los mismos derechos que los de ella? Pues no. Lo malo del caso, y en lo que respecta a esta señora es que Rajoy ha dicho que si gana las elecciones esta mujer podrá elegir el cargo que quiera. Yo la propondría para ministra de Educación, pero primero tendría que hacer algún máster sobre humildad, comprensión, de respeto a sus semejantes y de solidaridad. De todo esto tiene serias y voluminosos carencias. Pero ¡ojo! no es ella solamente la que en el PP piensa lo mismo que ella dijo. Son muchos más. Entre ellos Rajoy. Es el jefe.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario