Sociopolítica

Ni un puñetero voto

Zapatero y Rubalcaba, mantenedores de la  negociación política con la banda terrorista ETA,  absurda aunque interesadamente, siguen contemplando el sueño de su rendición, petición de perdón y entrega de armas por parte de unos asesinos que manejan infinitamente mejor que ellos todas las estrategias de negociación y consecución de objetivos. Su última conquista, la presunta “internacionalización” de eso que ellos llaman conflicto están a punto de conseguirlo, y lo que es más inicuo, con la colaboración de miembros destacados del PSE (PSOE).

     La vergonzosa pantomima, bautizada pomposamente con el nombre de “Conferencia de Paz”, de raíces muy similares a la imbecilidad de la “Alianza de las Civilizaciones”, que nadie sabe cuánto cuesta ni para qué sirve, en esta ocasión, actuaron como invitados especiales,  nominados como mediadores, los jubilados de oro:  Guerry Adams, Bertie Ahern, Kofi Annan y Gro H. Bruntlanda que, aunque no abrieron la boca cobraron un pastón. Simplemente por acudir, el tito Kofi, según dicen, cobrará unos 2 millones de euros, viajes, hotel y comidas aparte. La idea era contratar como miembro destacado a Tony Blair, pero tiene un caché económico muy elevado y no le interesó la oferta que le hicieron, disfrazando su ausencia con la socorrida disculpa de problemas de agenda…

     Al pobre ZP, que al final acabará inspirando pena, en el 2008, le vendieron la burra de que pasaría a la posteridad como el gran pacificador, e incluso, alguno de sus más irredentos aduladores le aseguraron verle sin duda ganador del Premio Nobel de la Paz.

     Al saldo de despropósitos hay que añadir la penúltima metedura de pata, consistente en la legalización de BILDU que supondrá inevitablemente otro zarpazo a la bolsa de los votos socialistas. Ahora, ETA, una vez instalada en las instituciones, con poder y dinero, ya no tiene que correr el riesgo que conlleva el tener que seguir asesinando a inocentes con un tiro en la nuca o colocándoles una bomba lapa en su vehículo. Con esta repugnante legalización, es muy posible que el PNV quede desplazado y el poder político pase a los abertzales, manteniendo vivo el sueño de conseguir la independencia del País Vasco que jamás lograrán.

     La sociedad española nunca admitirá que terroristas y víctimas reciban el mismo tratamiento a nivel de exigencias, tal como pretenden estos descerebrados carentes de toda legitimidad moral, política y social. Una vez más el Gobierno del PSOE ha caído en la celada urdida por ETA. Una nación seria y demócrata, donde rige el Estado de Derecho, no podrá permitir en su propio territorio, la celebración de este tipo de pantomimas protagonizadas por unos aprovechados, a los cuales les encantan y así lo han propuesto, seguir ejerciendo de “mediadores” y percibiendo unos sueldos millonarios.

     Sería muy interesante conocer la opinión de Sarkozy sobre toda esta puesta en escena y saber si están dispuestos a admitir las peticiones de independencia sobre los territorios franceses que reclaman los etarras.

     Como sigamos así, va a resultar que los únicos damnificados serán los miembros de ETA a los que habrá que desagraviar y adjudicar unas pensiones económicas en las cuales se garantice por el Banco de España, que no estarán sujetas a congelaciones, admitiendo solamente revisiones al alza. ¡Cosas veredes, Sancho!

     ETA podrá publicar y prometer lo que le de la gana a través de la BBC o en Sebastopol, pero los socialistas a su vez, deberán tener muy claro que el Sr. Rubalcaba, don Alfredo, no obtendrá ni un puñetero voto por parte de los ciudadanos sensatos, hasta que estos salvajes no desaparezcan, se disuelvan, pidan perdón de rodillas y cumplan sus penas en las cárceles hasta el último día. Sus pretensiones son inasumibles e irreales  y el aceptarlas supondría no solo una traición a las víctimas sino a todos los ciudadanos españoles.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario