Linaje

0
144

Creo haber entendido el error tan claramente como saberlo dulcemente mío, donde llorar no es castigo y reír no es victoria. Un espacio vacío no es: Nada, sino lugar de mi ignorancia y donde la compañía deja de ser la percepción de lo cotidiano para encontrar así restos de mi alma, en lo que mundano, no tiene dueño.

A cada centímetro de suelo, y no importando ya a que distancia nos encontremos, sabes de mis angustias y predices mis alegrías, tanto, pero tanto, que  inválidas quedan las preguntas y, nonatas las respuestas, se funden en el segundo que nos miramos. Has protegido mi cuerpo del frío; mi alma, de los tormentos y mis pensamientos, de los vicios. Te “tuve” en mi vida cuando me sentiste tu propiedad, y a la espesa amargura que sirven los años nos entendimos diferentes y extraños, buscando diariamente el impalpable nexo que te hace en mi tan grande y me dibuja en ti eternamente aprendiz. Y aunque veas lo que de mí deseas, olvidando muchas veces que he crecido; aunque te observe “viejo”, olvidando tus sueños… Hoy te encontré en mis propias palabras:
Creo haber entendido el error tan claramente como saberlo dulcemente mío, donde llorar no es castigo y reír no es victoria. Un espacio vació no es: Nada, sino lugar de mi ignorancia y donde la compañía deja de ser la percepción de lo cotidiano para encontrar así restos de mi alma, en lo que mundano, no tiene dueño.

Te agradezco la felicidad que provoca,

el enseñarme,

la virtud de amar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here