Cultura

El poder del Tao, de Lou Marinoff

El poder del Tao, de Lou Marinoff (Ediciones B, 2011)

“Por ello el alma sabia

Hace sin hacer

Enseña sin hablar”

En esta nueva obra del autor de “Más Platón y menos Prozac”, el filósofo Lou Marinoff muestra cómo el Tao puede servir como potente remedio contra el estrés, la ansiedad y los retos cotidianos que conlleva el vivir en nuestro siempre cambiante mundo. El Tao resulta apropiado siempre y también en esta época de crisis económica, degradación medioambiental, urbanización descontrolada, conflictos culturales y agitación política.

En “El poder del Tao” se encuentran las claves para solucionar los problemas sin fundamentar los métodos en ideas esotéricas, por un lado, o en la química psiquiátrica, por otro, sino, sencillamente, revisando la filosofía “todas las filosofías, no sólo la occidental” con una mente abierta y mejor educada.

Durante más de dos mil quinientos años la filosofía taoísta ha ayudado a cientos de millones de personas a alcanzar de modo duradero la ecuanimidad, la serenidad y la felicidad. El poder del Tao dilucida las enseñanzas fundamentales de Lao Tzu, aplicándolas a cuestiones a las que nos enfrentamos a diario en los ámbitos de la salud y el bienestar, el amor y el matrimonio, la creatividad y la profesión, los logros y ambiciones personales. Cada capítulo está repleto de ilustrativos casos prácticos que revelan que tanto emperadores, atletas y artistas como ciudadanos corrientes han accedido al poder del Tao. La sabiduría taoísta puede restablecer el equilibrio en las relaciones humanas precarias, promover la calma ante la enfermedad y la muerte, y capacitarnos para ser mejores ciudadanos y líderes más sensatos. Armonizando la naturaleza y el sustrato humano, el Tao nos enseña a alcanzar nuestro verdadero potencial y a evitar la envidia, la codicia y la ira.

J. C. Gª Fajardo

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario