¿Reforma o Revolución? Democracia, de José López Sánchez

2
284

El clásico dilema, objeto de intensos debates en la izquierda en su día, Reforma vs. Revolución, es en verdad una disyuntiva secundaria. La verdadera clave reside en la democracia. Analizando extensamente las experiencias revolucionarias históricas (sobre todo la Revolución rusa) y aprendiendo de ellas, este libro pretende contribuir a la reformulación de la teoría revolucionaria para el siglo XXI. En dicha teoría, el marxismo debe ocupar un lugar importante. Usando el propio método marxista es posible explicar los errores ideológicos y desprenderse de ellos. El marxismo, despojado de sus principales errores gracias al uso adecuado del materialismo dialéctico, puede resurgir con fuerza y contribuir notablemente a la revolución del siglo XXI. Ésta debe girar en torno al concepto de democracia, entendida ésta en su acepción original, en su sentido más amplio y profundo. Sin el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, no será posible la transformación radical de la sociedad, como la historia nos ha enseñado. Sin la suficiente democracia no será posible superar el capitalismo, alcanzar una sociedad justa y libre. La emancipación individual y social sólo puede hacerse mediante el desarrollo de la democracia. Cada individuo, el proletariado, el pueblo en general, sólo puede emanciparse por sí mismo. La democracia, la libertad, es al mismo tiempo fin y medio. El fin está contenido en los medios.

 

El debate entre quienes defendían la revolución, la ruptura brusca con el sistema capitalista representado políticamente por la democracia liberal, y quienes defendían el reformismo, la vía de las reformas graduales dentro de la propia democracia burguesa, protagonizó durante largo tiempo la actividad intelectual de la izquierda, cuando ésta estaba viva. Las discrepancias se tradujeron en escisiones, en la división de la izquierda en dos ramas principales: la izquierda revolucionaria, los marxistas y los anarquistas fundamentalmente, y la izquierda reformista, la socialdemocracia (si bien inicialmente teníamos una socialdemocracia revolucionaria, la rama reformista se quedó con el nombre de socialdemocracia, socialdemocracia pasó a ser equivalente a socialdemocracia reformista). La primera defendía la conquista del Estado burgués y su transformación en la dictadura del proletariado (como así pretendían los marxistas), o la abolición inmediata del Estado (como así querían los anarquistas), y la segunda postulaba el uso del Estado burgués para ir progresivamente cambiando el sistema a favor del proletariado, incluso se conformaba con suavizar las contradicciones del capitalismo, en vez de superarlas. Con la perspectiva del tiempo, en base a las experiencias prácticas, podemos decir que ambas opciones, aparentemente por distintos motivos, fracasaron. El fracaso de la izquierda en general es manifiesto. Es por tanto imperativo replantearse, como mínimo, las estrategias.

 ¿Reforma o Revolución? Democracia

 

José López es autor de los libros Rumbo a la democracia, Las falacias del capitalismo, La causa republicana y Manual de resistencia anticapitalista, “Los errores de la izquierda“, así como de diversos artículos, publicados todos ellos en múltiples medios de la prensa alternativa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here