Y Rajoy sigue callando

2
43

El silencio es una virtud en casi todos los ámbitos de la vida, y en especial en una sociedad tan ruidosa y tendente a la superficialidad de la palabra vacua y sin sentido, pero en un político se esperan otro tipo de virtudes más allá que la de callar, porque callando no se gobierna, y Rajoy, por mucho que mande a sus gladiadores a la arena, no lo está haciendo.

Un Presidente del Gobierno en condiciones debería de ser capaz de salir ante la opinión pública y explicar las razones que le han llevado a mentir a su electorado, en particular, y al conjunto del pueblo español, en general, sin delegar, de manera cobarde y torticera, en sus Ministros. Sin embargo, Rajoy sigue mostrando ahora en el Gobierno la misma manera de hacer política que mostró durante sus años en la oposición, y antes incluso, durante su período a la sombra de otros líderes.

Se trata de ponerse de lado para que todo pase y nada quede, para que las cosas sigan su curso y acaben resolviéndose por sí mismas, para que nadie pueda tirar de hemeroteca y demostrarle que dijo digo donde ahora dice diego, alguna vez le ha pasado, y huye de ello como el dinero negro de las manos honestas. Por ello, las malas noticias que las den otros, y las buenas, ya veremos cuando lleguen.

El problema es que Rajoy debería de hacer un ejercicio de pedagogía real y explicar a la ciudadanía española el verdadero calado de la situación actual, demostrando que es algo más que un político mediocre que aspira a mantenerse en el poder, porque la única razón por la que no habla en el Parlamento, por la que no concede entrevistas, por la que no acepta preguntas de los periodistas, es, simplemente, para no desgastarse.

Y no sé tú, pero yo sospecho sobre manera de un Presidente del Gobierno que se preocupa más de su desgaste personal o político que de lo que el país necesita.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here