Sociopolítica

Memoria o vergüenza

Disonancias, 9

‘O no hay memoria o no hay vergüenza’, he escuchado esta mañana de sábado en Radio Nacional de España respecto a unas declaraciones de María Dolores de Cospedal, presidenta de la comunidad de Castilla-La Mancha y secretaria general del Partido Popular. Las declaraciones se realizaron hace varios meses, cuando aún gobernaba Rodríguez Zapatero, y se referían a la negativa absoluta del partido que hoy gobierna a aplicar la amnistía fiscal que se ha decretado en la reciente ley de presupuestos.

Las contradicciones de los políticos son frecuentes y patéticas. Pero es un tema tan manido que parece inevitable aceptarlo como una de las condiciones lamentables de nuestra convivencia pública. No se ven los toros desde la barrera igual que desde el interior del ruedo. Y el ruedo ibérico tiene muchos perfiles que desde los tendidos parecen fáciles, cuanto en realidad es todo lo contrario.

No trato de echar en cara al actual gobierno las medidas económicas que acaba de adoptar, por cuanto en buena parte obedecen a la política de quienes les precedieron en el poder. Estos, a su vez, fueron víctimas de toda una situación anómala originada hace decenios, cuyos componentes ya han sido descritos hasta la saciedad, aunque a mi entender nadie quiere hacer hincapié en el verdadero origen del conflicto: la falta de proyecto ‘humano’ de quienes deciden y controlan la organización socio-política del mundo contemporáneo.

Lo que quiero hacer resaltar en positivo es que en una emisora pública, como Radio Nacional de España, se pueda discrepar de las medidas gubernamentales sin que se originen represalias inmediatas y se castigue con los correspondientes ceses a los profesionales del medio. Estábamos acostumbrados a que esto fuera así durante mucho tiempo y ahora podemos sentirnos satisfechos de que la independencia informativa –que intentó conculcarse el año pasado por parte del Consejo Asesor de Radiotelevisión Española– se mantenga indefinidamente. Por una vez parece que los poderes públicos han comprendido que los medios del Estado no son los medios del gobierno.

Cuando un colaborador del excelente programa ‘No es un día cualquiera’ que se emite sábados y domingos por la mañana en la cadena pública, puede echar en cara a la secretaría general del partido gobernante que ‘o no tiene memoria, o no tiene vergüenza’ sin que se desate una tormenta en las altas esferas, los españoles podemos sentirnos satisfechos y respirar un poco en medio de los sofocos que padecemos.  Que dure.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario