Cultura

El restaurante La Cuadra de Viella amplia su carta

Siempre es una alegría saludar a nuestros amigos Yolanda y Paco, propietarios del restaurante asador La Cuadra, en Viella. Como ya escribí:  http://eugeniomateo.blogspot.com.es/2011/08/restaurante-la-cuadra-vielha.html ,este establecimiento de arquitectura singular es un templo gastronómico en el que la leña es un protagonista especial.

En esta ocasión, nuestra visita tenía la curiosidad añadida de conocer los cambios habidos en el Asador La Cuadra y que ambos nos habían anunciado. El proyecto no me sonó nada de mal cuando nos lo contaban: El prestigioso  restaurante Eth Tidon, situado en la calle Mayor, regentado por Dora y Noni, se fusionaba con La Cuadra,ampliando la oferta de su carta, siempre en torno a la leña de roble.

Dora y Noni son los padres de Yolanda, lo cual ya explica bastante la aventura, si por aventura gozosa se le puede  llamar a esta unión de cuatro profesionales que aportan en sus platos toda la sabiduría que se necesita para domar al fuego y convertirlo en la mejor especia. Nino tiene, como dice su mujer Dora, una manita….Los refuerzos permiten a Yolanda y a Paco atender mucho mejor la sala,  que consta dos plantas. De esta manera a la carta le han brotado nuevos aromas: Ensaladas diversas, frías y templadas, tostadas de ibérico bellota, croquetas, codillo de la abuela. Por fin la brasa: chuletón y solomillo de buey, ternera del valle, magret de pato, caracoles, secreto de ibérico, costillas, conejo, longanizas.Todos y cada uno en su punto con sólo echarles un vistazo. La oferta especial siguen siendo las joyas de la corona: Codillo, lechazo, cochinillo y pollo. Asadas el tiempo que sea menester al fuego de leña de roble. No es fácil encontrar establecimientos con esta técnica de asar que consigue con lento rotar, que  la carne  demuestre su textura verdadera. La única condición para probarla es que se tiene que hacer el encargo previamente. Conseguido el trámite, llegó hasta nuestra mesa una bandeja de barro con el cochinillo asado a la leña cuya corteza tenía ese color del fuego justo y exacto. La lenta preparación de la pieza de cuarto se remató en un bocado crujiente.y tierno que hizo evocar aquellos tiempos, cuando se tenía tiempo. El arte del asado. Sin decorados.

Si ya estábamos convencidos de que La Cuadra era un éxito anunciado, con este ambicioso paso adelante la familia Madrid Garrido ofrece posiblemente la mejor, en mi opinión, oferta de restaurante asador de leña en Viella. Enhorabuena.

fotos E.Mateo

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario