Cultura

Carlos Fuentes, gran exponente de la novela mexicana

No ha transcurrido apenas tiempo hasta su repentina muerte, cuando leí la última entrevista concedida de Carlos Fuentes desde la Argentina  donde participaba en la Feria del Libro de Buenos Aires. El golpe ha sido duro para quienes amamos el libro y la lectura, compromiso y defensa ante la mediocridad mediática que nos asola. Denso, transparente y seductor. Publico a modo de pésame y dolor estos  ensayos literarios de lo más armonioso y tentador que se pueda  leer para adentrarse en el mágico mundo de los grandes escritores de la literatura de su continente a la que le dedica, partiendo del maná cervantino, el merecido reconocimiento a modo de homenaje por encima de todas las apetencias críticas sobre la colonización y el mundo sin fronteras de la creatividad libre de todo tipo de presiones y enjuagues.

La gran novela latinoamericana, Carlos FuentesCarlos Fuentes

La gran novela latinoamericana

                                  Alfaguara

 

Sin género de duda alguna Carlos Fuentes debe ser considerado desde años ha uno de los más importantes exponentes de la novela mexicana, además de sereno y justo conocedor de la narrativa de la América que habla y escribe la lengua de Cervantes. Una constante en su escritura que ahora con La gran novela latinoamericana reúne un amplio y rico conjunto de magistrales ensayos y crítica literaria. Todo un compendio fruto de de una vida entregad a la escritura creativa, para así ofrecer amplio repertorio sobre la evolución literaria desde el Descubrimiento hasta nuestros días de cómo viene desarrollándose la novela latinoamericana.

Densos y transparentes ensayos literarios armoniosos y tentadores para leerlos y adentrarse en el mágico mundo de los grandes escritores de la literatura de su continente a la que le dedica, partiendo de la creación cervantina, el merecido reconocimiento a modo de homenaje por encima de todas las apetencias críticas sobre la colonización. A la que sin ocultarle todas sus injusticias y desmanes, bien es verdad que los conquistadores llevaron allá en la navegación bamboleante de sus carabelas, una lengua poseedora de voz propia literaria a la que nada impedirá su indiscutible futuro por encima de toda dictadura y nacionalismo endiosado, pues la riqueza de la palabra sólida por su pausado valor y conciencia de lengua madre creadora, siempre perdurará para alimentar la vida de los pueblos y su necesitad de libertad.

Todo es cuestión de “Imaginar América, contar el Nuevo Mundo, no sólo como extensión sino como historia. Decir que el mundo no ha terminado porque no es sólo un espacio limitado, sino un tiempo sin límites. La creación de esa cronotopía – tiempo y espacio- americana ha sido lo propio” Los ejemplos que se exponen especialmente en las primeras trescientas páginas son de emocionada y honda hermosura. Las siguientes páginas hasta el final, no menos interesantes, se sustentan más sobre la crítica de títulos y autores dentro de una línea informativa seria y expresiva en las que se echa en falta algunos nombres como puede ser el de Roberto Bolaño y Daniel Sada entre otros, esperemos que no haya sido una actitud meditada.

Con Carlos Fuentes el buen lector nunca se sentirá defraudado tanto en la novela, el relato, ensayo y ese deseo abiertos, sin fronteras, solidarios y comprometidos con las libertades y las culturas. Culturas sin sonajeros ni falsos abalorios y mandangas. Su escritura es cabal, nada de pretender beneficios particulares. Fuentes es el ejemplo del pacto con el deber y su propia capacidad creativa más la visión de la creación literaria, compromiso histórico y social nunca necesitado de adopciones y escuchas con las que justificar determinadas actitudes, pretensiones personales, en el vivir diario de una vida pública que es escuchada y reconocida. Su entereza supera cualquier desmayo o temporal descuido, conciente de ese inmenso caudal, madre y señora, que es la lengua aportada por los colonizadores, ya asumida como suya propia por encima de todas las críticas y condenas a las imposiciones del imperio.

Y expone como ejemplo histórico la palabra escrita de “Fernando Benítez, el gran cronista de los indios de México, dijo en una ocasión que, al morir un indio, muere con él toda unabiblioteca. Y es que en un mundo derrotado que debió hacerse invisible para no ser, una vez derrotado, notado, la oralidad es más segura que la literalidad” Así nos muestra y compara como ese nuevo mundo, también se sintió incómodo con la Contrarreforma que no faltó allá impuesta por la colonización, pero aún así “la rebeldía renacentista percibe a la naturaleza como la razón de cuanto existe. La naturaleza es el aquí y ahora celebrado por los inventores del humanismo renacentista”.

Porque Carlos Fuentes se siente heredero y digno servidor de ese humanismo necesario para la convivencia, el desarrollo y la creatividad de los pueblos mostrando sus criterios, comentando la literatura hispanoamericana desde la época colonial hasta nuestros días. Lista deslumbrante de los grandes novelistas del siglo XX, sobre los que desarrolla una enjundiosa crítica literaria. Desde Juan Rulfo hasta Jorge Luis Borges, y desde Alejo Carpentier hasta Juan Carlos Onetti y Julio Cortázar. “Nada me asombra. El mundo me ha hechizado” Catálogo de autores de reconocido prestigio, aunque con algunos olvidos, algo que como en toda antología poética, suele ocurrir de forma cotidiana quedando el interrogante sobre aquellos nombres que falta.

Pues “Onetti trasciende” porque “El escritor pertenece a una tradición y la enriquece con una nueva obra puntualizadota. Se debe tanto a la tradición como la tradición se debe al creador” Magistral analizando la obra de Cortazar “sus locos serenos” esa abundancia de personajes que parecen escapados de un Quijote que se balancea sobre una tabla desde donde dialogan los vecinos de Rayuela, y cruza el mundo con conversaciones infinitas de derrotados conscientes y luminosos de sus propios finales. Y Lezama Lima quien consideraba que: “Sin una cultura no logra crear un tipo de imaginación, resultará históricamente indescifrable

Escritura ensayística convertida en pura literatura tomada de otros para mostrar la riqueza de la gran prosa latinoamericana. Tesoro abierto a todas horas, lecturas donde se palpa la fuente en la que bebieron para calmar su sed con riqueza desafiadora del lenguaje. Toda una rica obra, lección magistral de quien también escribe y se siente agradecido de aquellos barcos cargados de variopintos personajes, que junto con todas sus avaricias humanas y también deshumanizadas, llevaron una lengua para enseñarla y que de ellas nacieran estos maestros que ahora también en parte, nos colonizan para gozo de todos.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario