Cultura

Entrevista: Mariana Hellmund – The Aspern Papers

por FUNDEARC-Festival de Cine Venezolano


1.    ¿Afrontas tu ópera prima como un reto?

Por supuesto, hacer cualquier trabajo cinematográfico es un reto. Pero la Opera Prima en largometraje es mas o menos como tirarse por un balcón y confiar en sobrevivir el salto.

2.    ¿Desde cuándo pensaste que podías ser capaz de dirigir un largometraje?

Desde que comencé a escribir “Los Papeles de Aspern”.  Pero llevar ese guión a la pantalla resultó mucho mas complejo de lo que esperaba.  Mientras tanto realicé cortometrajes, trabaje mucho con LAByrinth Theater Company en NY, y también trabajé mas de 10 años como “Script” en películas y televisión norteamericanas, en producciones tales como “Maria Llena Eres de Gracia” (Catalina Sandino Moreno), “Los Salvajes” (Philip Seymour Hoffman) y “30 Rock” (Tina Fey), por nombrar algunos. Esas experiencias hicieron madurar mi visión y refinaron mis recursos técnicos como directora.

3.    ¿Cuánto tiempo te llevó preparar el proyecto? 

Entre escribir y filmar pasaron 15 años.

4.    Si escribiste tu guión ¿qué tan difícil fue verlo culminado? 

El guión lo escribí con Isabel Barton. Fue un proceso muy creativo y además especial por ser una colaboración madre/hija. Se trata de una adaptación de una obra clásica de la literatura norteamericana, del autor Henry James, escrita en 1888, que decidimos transponer al tiempo contemporáneo. Dada la versatilidad del tema –tres personajes extranjeros encerrados en una vieja casona, el guión pasó por múltiples versiones que variaban debido a parámetros presupuestarios, casting, locaciones (Venecia –la locación original de la obra literaria–, Ciudad Bolívar, Mérida (Venezuela), y finalmente la versión final en Choroní), dependiendo de las compañías de producción que se involucraban en el proyecto durante esos períodos.

5.    ¿Te desanimaste y pensaste que no podías lograrlo alguna vez?

Muchas veces. Cada versión del guión estuvo a punto de realizarse… cada uno tuvo presupuesto y plan de rodaje.  Entre una versión y otra podrían pasar meses, a veces años. En un momento dado puse al proyecto de lado, hasta que tuve la inspiración de retomarlo otra vez y reinventarlo. Fue cuando  decidí hacer una producción muy pequeña, con un presupuesto mucho mas bajo de lo que antes se había planteado.

6.    ¿Cuáles fueron los obstáculos que se presentaron durante la ejecución del proyecto?

Filmar en una hacienda de cacao del siglo XVI ubicada en los bosques de Choroni, con una pequeña planta eléctrica conectada al otro lado de un río, no es fácil. Saber que el pueblo de Choroní le reza a la Virgen para que lleguen las lluvias en la segunda semana del rodaje, y que efectivamente la primera noche de esa semana comienza a diluviar y con la lluvia nos invade un ciclón de cocos que chocan contra las caras de los actores en plena escena dramática, no es fácil. Filmar escenas en plena selva con un equipo y elenco norteamericano a quienes les caminan alacranes por los pies apenas se descuidan, no es fácil.  Convencer a los agentes contractuales de los actores norteamericanos que no van a necesitar carros blindados ni guardaespaldas en Choroní, no es facil. Tener fe en que todos van a salir sanos y salvos de esa filmación (incluyéndome a mí) no es fácil!

7.    ¿Crees que existe una fuerte competencia entre los nuevos realizadores al momento de solicitar financiamiento al CNAC para óperas primas?

No sabría decirlo porque mi proyecto no fue financiado de esa manera. Pero me imagino que sí, porque veo que hay muchísima producción de cine en Venezuela. La facilidad de acceso a formatos digitales también tiene que afectar (para bien o para mal) la formación de jóvenes cineastas y ubicarlos detrás de la cámara para realizarse o soñarse cineastas mucho mas rápidamente de lo que hubiera sido posible anteriormente.

8.    ¿Crees que ha habido un incremento en la industria fílmica venezolana?

Sí, claro que sí.

9.     ¿Que nuevas estrategias implementas en tu película, a manera de innovar y mejorar las propuestas hechas por cineastas ya experimentados en la producción de largometrajes?

La propuesta fue filmar 6 dias de la semana por 3 semanas (18 dias) con un equipo pequeño, de no extenderse en horas extras, de respetar el horario del equipo y los actores, y de tratar, dentro de esos parámetros, de hacer una película con cierta formalidad estética. No quería, por dar un ejemplo, caer en el cliché de realizar una película de bajo presupuesto con cámara en mano –necesitaba lograr un estilo mas clásico que estuviera de acuerdo con el tema.

Para lograr mi objetivo tuve que aplicar métodos de producción que aprendí haciendo películas en el exterior, y ser muy rígida con el plan de rodaje.  Por eso incorporé en el equipo de “Los Papeles de Aspern” a varios técnicos con quienes había trabajado en las producciones norteamericanas, además del equipo venezolano. Fue una mezcla perfecta, creo yo, llena de creatividad y buena voluntad, y cada quien sacó a relucir lo mejor de sí mismo y de los demás. La onda en el set era de admiración y respeto, cada quien aportando y aprendiendo el uno del otro.

Desde el punto de vista creativo, quería tomar riesgos que venía explorando desde que filmé mi cortometraje “The Mara Crossing” y que habían sido parte de mis conversaciones sobre las técnicas cinematográficas con algunos de los grandes directores de fotografía con los cuales tuve la suerte de colaborar en Estados Unidos., particularmente Dante Spinotti (nominado por dos Oscares por “L.A. Confidential” y “The Insider”).  Particularmente en la larga escena climática entre los dos personajes principales (el americano y Tita) me atreví a jugar con el eje acción y tomar riesgos que le ponían el pelo de punta a mi director de fotografía.  Todos, los otros dos productores, y mi asistente de dirección también cuestionaban mis escogencias en cuanto a las posiciones y movimientos de cámara y el “blocking” de los actores.  Brooke Smith (Tita) se iba a los Estados Unidos al día siguiente, o sea que no había posibilidad de repetir las tomas.  Fue una noche de gran stress para todos.  Finalmente, resultó mi escena favorita.

10. Que mensaje darías a aquellos cineastas que aspiran realizar una ópera prima.

Trabajar en otras películas, en el área de producción en particular, y aprender de los demás -–el cine es un arte comunitario. Y hoy en día, con el acceso a cámaras digitales, iphones, etc., hacer cortos, videos experimentales, dramáticos, musicales, sea cual sea el tema, montarlos en YouTube, e ir así creando un público propio. Este es un momento mágico para ser creador de contenido audiovisual: en esta era… wow… miren todo lo que tienen en sus manos!

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario