Cultura

Danza de colación

Si de cacao y de tierra el marrón, es más marrón que el de tu mirada nocturna y ansiosa, no creería en los cerros ni en las cortezas, porque he bebido en la fragancia a rosas que te acompaña, cada espacio que el sol dispone,  y predispone cuando descansa, en nuestro encuentro, y lava con delicadeza tus observaciones sin poder desteñirlas.
/Arcángeles preocupados me visitan a diario, y dejan entre mis manos sudor de plumas y aire, y en la fundición en que mi alma transforma lo que has hecho de mí,  el calor, en un ruidoso  silencio, sambando[1] un tango de tu boca de mangos y boloñesa, y descalzo sobre la madera,  ayuda al  rebote precioso de los chasquidos/
Los pasitos incrédulos de los desesperados, machucan las baldosas de las veredas, y yo egoístamente feliz, me enamoro con el sonido matemático de todas las guitarras que te nombran, solo por saber que en una armonía perfecta, voy encontrándote, en este pedacito de alma inquieta con que saboreo las mujeres que cuelgan desnudas de la paredes, todos los idiomas perdidos en los libros y mi propia piel, que bosteza en cada una de mis sonrisas, que te piensa y va abriendo a machetazos la libertad que me provocas.
Y busco entonces alguna palabra que tenga el movimiento de los zapatos en las escaleras, del viento y el  barro, o la pureza de las rocas golpeadas por el mar, y en cada rayo el rarísimo sabor de tus labios, se atora a tiempo y contratiempo mientras recorro las letras de un teclado. Ninguna palabra me sirve, y cuando ningún fonetismo te descubre, adoro la volatería en que puedo traerte y llevarte del espasmo de mis dedos y del sepia en que te veo.
Como clave madura que cuelga del trópico, y eriza la nuca, Cruz, de símbolos para mis ojos, de deseos acullá, la belleza bruta de tu caminar, y la simpatía de tu desconcierto. La inválida tarde no resiste a verte, mientras los ocasos marcan el tiempo con el talón al horizonte, y esta pequeña inmensidad se siente en un balanceo de cajones rioplatenses entre olorcitos florecidos de pleno invierno, como los lagos en deshielos, como las 7 de la mañana.


[1] (Bailando samba) Samba: ritmo folclórico Brasilero.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario