Economía

Más competitividad con más responsabilidad social empresarial

Los consumidores tienen la palabra. El consumidor cada vez más exigente pide un compromiso empresarial para que estas incorporen motivaciones éticas en su gestión. Los escándalos de empresas que se aprovechan de la globalización para explotar a los trabajadores son tenidos en cuenta por los consumidores de países más sensibles a determinadas prácticas empresariales. Lo estamos viendo recientemente también con muchas compañías financieras, cuyo comportamiento ético con sus propios clientes deja mucho que desear, o no ha sido de lo más correcto.

Muchas compañías han visto reducir drásticamente sus beneficios cuando se ha demostrado que los estándares éticos de las mismas son bajos o incluso nulos. Empresas que no respetan los derechos de sus clientes, que no cuidan el medio ambiente, que explotan a sus trabajadores, o que no tienen compromisos concretos con la sociedad, tienen más posibilidades de perder la confianza de los consumidores y de fracasar en el tiempo. Hoy es la sociedad, y en definitiva el mercado, quien marca cuándo un negocio es aceptable dentro de unos estándares que tienen que ver con la cultura e idiosincrasia de la sociedad.

La respuesta a cómo conducir los negocios para evitar la desconfianza de la sociedad hacia las empresas, se puede encontrar en la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), que busca añadir valor a través del propio compromiso empresarial. Se trataría de incorporar una cultura que incluya valores positivos dentro y fuera de la empresa, como la solidaridad, el respeto a los derechos y libertades públicas, el compromiso con sus trabajadores con el fin de mejorar sus condiciones laborales y la productividad, con el medio ambiente a través de la reducción y tratamiento de los residuos, con el ahorro de energía, etc. En definitiva, una política empresarial comprometida con su entorno, respetuosa con la legislación vigente. Una gestión empresarial que busca incorporar o mejorar las conexiones existentes al interior de la empresa, pero también al exterior de la misma en base al compromiso con sus clientes, con sus proveedores, y en el resto de sus relaciones con su comunidad.

La RSE estimula la productividad de los trabajadores, genera mayor satisfacción en los clientes, mejora su imagen y reputación, pero también ahorra costes al empresario y mejora su competitividad. Para conocer más acerca de los cambios que puede aportar la RSE, y el valor que es capaz de generar a nuestras empresas, hemos desarrollado en “La vía de la Libertad” un programa televisivo en la que han participado reconocidos expertos del tema, organizadores y participantes del 3º Congreso Nacional de Responsabilidad Social en la Empresa y que ofrecemos en el vídeo del canal del programa: criterioliberal.

[youtube width=”640″ height=”480″]http://youtu.be/m60LfHpuFPE[/youtube]

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario