Cultura

Gotha y la colección del Palacio Friedenstein

Hay lugares a los que llegas casi sin planearlo, que decides visitarlos de una manera prácticamente espontánea y con poco tiempo para poder documentarte lo suficiente sobre lo que allí se encuentra, y, como suele pasar en estos casos, la sorpresa surge y con ella muchas cosas por descubrir.

El municipio de Gotha, en la región de Turingia (Alemania), fue uno de estos destinos improvisados. Un lugar con historia, importante centro de comercio en la época medieval, ligado a un gran círculo de intelectuales y personalidades célebres, como el destacado naturalista y geólogo Karl Ernst Adolf von Hoff (1771-1837), y a la familia aristócrata del ducado de Sajonia-Coburgo-Gotha. También dio origen al Almanaque de Gotha, que durante décadas ha recogido datos de la nobleza y las casas reales europeas.

 

Jardín en Gotha

Canal del S. XIV

 

 

 

 

 

 

Como es habitual en Turingia, en Gotha abundan los espacios naturales. Además, es posible disfrutar de los jardines, repletos de flores, de inspiración inglesa. A su vez, encontramos otros edificios emblemáticos, como las iglesias o el antiguo ayuntamiento y, cómo no, su bello canal, construido en el S. XIV, originalmente utilizado como medio de suministro de agua para la zona. No obstante, lo que más sorprende, y en lo que quiero centrar la atención, es en el Palacio Friedenstein, donde nos esperaban tantos y tantos tesoros y de tan diversa índole.

 

Palacio Friedenstein

El Palacio Friedenstein, del barroco temprano, fue ordenado edificar por Ernesto I, “el Piadoso”. Su construcción comenzó en 1643 y en la actualidad alberga una colección única y muy completa. Con sus grandes salones, comedores y dormitorios, su visita resulta un viaje a otra época. Y de repente, entras en una de las estancias y encuentras reliquias arqueológicas pertenecientes al antiguo Egipto, ¡qué maravilla! Y la colección de pinturas holandesas o las esculturas de Houdon; también, las porcelanas y la colección numismática. Por otra parte, se dedica un espacio al estudio del folclore, las tradiciones y la historia del lugar, y otro, al estudio de un gran número de especies animales de todos los continentes. Y más y más cosas por hallar dentro de sus instalaciones. Pero  algo que merece ser destacado es la existencia de un teatro barroco, el Teatro Ekhof, que todavía conserva su maquinaria original y que aún acoge la representación de obras teatrales. Debe ser una experiencia única asistir a alguna de ellas. Es un entorno, sin duda, donde soñar.

 

Fuentes consultadas y más información en:
http://www.gotha.de/
http://www.thueringerschloesser.de/

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario