Las alarmas del nuevo curso

1
136

Las alarmas del nuevo cursoSe inicia un nuevo ciclo político con todas las alarmas en rojo. El Gobierno conservador, salido de las últimas elecciones con la promesa de saber resolver los problemas que aquejan a nuestro país, lleva meses presumiendo de haber adoptado más reformas que ningún otro y, sin embargo, los resultados no acaban de acompañar semejante empeño reformista.

Antes al contrario, la prima de riesgo -ese índice que revela nuestra solvencia- no abandona los 500 puntos porcentuales, manteniéndonos en la peligrosa zona de los países que deben ser rescatados por no poder pagar su deuda. De hecho, Mariano Rajoy ha tenido que solicitar un “préstamo” parcial de rescate, de hasta 100.000 millones de euros, para tapar el “agujero” de las entidades financieras, fuertemente endeudadas con las inversiones fallidas en el “ladrillo”. El estallido de la famosa “burbuja” inmobiliaria, que permitió construir en España más viviendas que en el conjunto de los países del entorno europeo, atrapó a los bancos con hipotecas concedidas al tun-tun que resultan morosas. Ni siquiera devolviendo una casa sobrevalorada, que tampoco se puede vender en aquellos precios desmesurados, los bancos pueden sanear sus balances, siendo verdugos y víctimas, simultáneamente, de un frenesí crediticio que lastra el pasivo de estas entidades hasta el extremo de hacerlas inviables. Un buen ejemplo de ello es Bankia, el “holding” de Caja Madrid dirigido por quien fuera el artífice de las políticas económicas neoliberales de la era de Aznar, Rodrigo Rato, hasta que fue forzado a dimitir. Tras recibir en mayo pasado 4.460 millones de euros en ayudas del Estado, el Gobierno anuncia una nueva remesa de “rescate” por 4.500 millones adicionales que tampoco serán suficientes para resolver definitivamente sus necesidades financieras, pues, según estimaciones de su actual presidente, José Ignacio Goirigolzarri, serían precisos más de 23.000 millones de euros.

La envergadura del problema financiero motivó al Gobierno de Mariano Rajoy a  emprender una enésima reforma del sector, con la creación del “banco malo” –una sociedad gestora que asumirá los activos dañados de la banca- y la dotación de enormes poderes al FROB y al Banco de España para diseñar y asignar los mecanismos de actuación en aquellas entidades que precisen de socorro público. Pero esta reforma incentiva, además, una mayor concentración bancaria, al permitir que se puedan realizar adquisiciones parciales del negocio de un grupo con problemas, lo que propiciará un mercado controlado por sólo dos o tres entidades (Santander, BBVA y Caixabank) que acabarán imponiendo sus criterios, sin competencia alguna.

Ese mercado financiero, mimado por el Gobierno, cierra ahora también el crédito a las comunidades autónomas, sin valorar las distintas situaciones en que se encuentra cada una de ellas. Obligadas a reducir fuertemente el déficit (en mayor porcentaje incluso que el Gobierno central) y sin posibilidad de recurrir al mercado secundario para la emisión de deuda pública –los bonos patrióticos y demás instrumentos de financiación-, los gobiernos regionales se ven forzados a acogerse al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), de cuyas condiciones se recela por la pérdida de soberanía política y financiera que puede suponer. Una rigidez presupuestaria que el propio Gobierno no se aplica con igual severidad, Así, el déficit de la Administración central del Estado, hasta finales de julio, ha alcanzado los 48.571 millones de euros, superior en más de un punto a la meta fijada del 4,5 por ciento en relación con el producto interior bruto (PIB), un porcentaje ampliado por la Comisión Europea, flexibilidad que el Gobierno no traslada hacia las comunidades autónomas.  El ministro del ramo, Cristóbal Montoro, confía que “la reactivación de los ingresos en el segundo semestre del año” permita reducir dicho déficit. La subida del IVA, que entró en vigor este mes de septiembre, va encaminada a aumentar esos ingresos del Estado, aunque también puede derivar, según algunos expertos, en una contracción aun mayor del consumo, lo que repercutiría negativamente en los objetivos de recaudación previstos.

Si a ello añadimos el final de la contratación laboral del período vacacional, que abocará a miles de trabajadores temporales al paro y a solicitar las prestaciones por desempleo, es posible que el efecto en las arcas públicas sea de mayor gasto y menos ingresos. Un paro que empujará al alza la tasa del 25,1 por ciento que registra España, la mayor de la Unión Europea, con más de 5.786.000 personas sin empleo, a las que les aguarda un futuro de “recortes” en las prestaciones, el endurecimiento de las ayudas y la eliminación de algunas subvenciones que, otra reforma, esta vez laboral, introdujo el gobierno de Mariano Rajoy, convencido de que el Estado de Bienestar no puede socorrer a los parados por representar un “gasto” insostenible.

Como tampoco puede costear la sanidad de miles de inmigrantes “sin papeles” que, también desde septiembre, se quedarán sin derecho a disponer de una tarjeta sanitaria que les garantice la atención médica. En un auténtico “apartheid” sanitario, el Ministerio ha retirado la tarjeta a más de 910.000 personas que, entre extranjeros e inmigrantes, podían disfrutar una sanidad universal y gratuita, financiada con los impuestos –directos e indirectos- que todos pagamos. También se deja sin financiación pública un total de 417 medicamentos que ahora habrán de ser abonados en su integridad por los usuarios. A todos se les garantiza una atención de urgencia, pero se discrimina en el tratamiento de afecciones que, si bien pueden no ser mortales, si deterioran la salud cuando no son corregidas a tiempo o se deja que se vuelvan crónicas. Se trata de otra reforma de la que no se cuantifica el ahorro económico que conlleva, a pesar de la discriminación que establece entre los usuarios de la sanidad.

Todas estas reformas, empero, no logran transmitir confianza a quienes atesoran las grandes fortunas de la economía española. Según estimaciones del Banco de España, los capitales “fugados” de nuestro país en los últimos 12 meses son 219.817 millones de euros, un 22 por ciento del PIB, entre la salida de depósitos de particulares y empresas. Nada mide más el patriotismo y la confianza en nuestros políticos que esta huida hacia el exterior del dinero de los ricos, acostumbrados a no fiarse de nada ni en las promesas de nadie. Saben bien que, si las reformas a los que se somete a los menos pudientes no dan resultado, ellos podrían ser el próximo objetivo de otras nuevas.

Porque, a pesar de la tributación fiscal progresiva que en teoría soportamos, existen bolsas millonarias opacas que escapan a Hacienda, no de manera ilícita necesariamente, pero sí con la magnanimidad de unas leyes que las protegen y las eximen de tributar según su cuantía. También hay sectores privilegiados que no sufren de manera equitativa las “estrecheces” a que se somete el resto de la población. Y, para muestra, un botón: todo el gasto farmacéutico anual por habitante en España, antes de las reformas, era de 259 euros, mientras que el gasto militar anual es de 368 euros. Sin embargo, el recorte en el Ministerio de Defensa este año ha sido del 9 por ciento, mientras que el de Educación y Cultura ha sido del 21%, Ayudas ala Investigación, del 25 %, y Ayuda al Desarrollo, del 65 %. Por lo que se ve, es insostenible la sanidad de los españoles, pero perfectamente asumible el gasto militar. De igual modo, el gasto de 400 euros para los parados de larga duración es insoportable, pero dejar escapar más de 200.000 millones de euros libres del fisco (casi la misma cantidad que se tendrá que pedir de rescate a Bruselas) nos lo podemos permitir.

Si este curso político confirma una nueva ronda de recortes, despido de funcionarios, rebajas más drásticas en las pensiones, el mantenimiento de la recesión económica, subida de impuestos, la solicitud de un rescate total de España y la consiguiente miserización lacerante de la población, a pesar de todas las reformas que ha emprendido un Rajoy maniatado por las directrices europeas, todo ello será algo que empezaremos pronto a descubrir tras las elecciones gallegas. Tanto Galicia como el País Vasco y Cataluña (que posiblemente adelantará sus elecciones a la primavera), depararán el grado de quebranto o solidez de la apuesta reformista del Partido Popular, circunscrita a los sectores más indefensos de la población: los trabajadores y las clases medias. Todas las alarmas están encendidas y vaticinan un otoño caliente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here