La lengua de los mariposos

0
131

La lengua de los mariposos

En una de mis escasas incursiones en autobús a través de la ciudad, un grupo de adolescentes dialogaban cerca de donde yo estaba. No pude por menos que levantar la vista de mi lectura para ver los rostros de aquellos que propinaban semejantes patadas a nuestro diccionario, culminando cada idea con un bello “co” y sin soltar sus smartphones de la mano tecleando belicosos a velocidades endiabladas. No quise ni imaginármelos poniendo por escrito aquella especie de frases a través de las que se comunicaban y con las que, además, se aseguraban de emplear vocablos modernos de difícil reproducción. Se jactaban entre ellos, también, de su ignorancia a cerca de cuestiones baladíes, llegando a su momento álgido cuando uno de ellos fanfarroneaba a cerca de su suerte por haber aprobado tras el verano tres de las cinco asignaturas pendientes sin haber apenas tocado un libro.

Tal vez todos estos matices desgastados les sirvan para pugnar por esa ansiada popularidad muy perseguida en el grupo y brillar mediante esa mezcla de ignorancia y altivez. Me dio entonces por pensar que una de las principales razones por la cual chicos como estos se muestran con frecuencia incomunicativos ante todo y ante todos y forman ghettos lingüísticos que los aíslan de cuanto les rodea, es que no les salen las palabras; sus modelos tampoco saben hablar.

Sin embargo, por fortuna, los hay también de esos que apuntan maneras al ver cómo se expresan en ambientes lejanos a sus círculos de amistades, siendo esos mismos chicos y chicas (ellas con mas frecuencia) quienes comienzan a conquistar otras parcelas de conocimiento y sociedad, y que podrán lanzarles a otras partes del mundo en donde se apreciará su valía gracias a que leen algo más allá de los mensajes de sus whatsApp´s o los menguados comentarios de su ídolo deportivo favorito.

Y es que quien no lee, no sabe hablar y quien no sabe hablar es como un tesoro escondido bajo tierra, cuyas riquezas jamás brillarán por muy valiosas que estas sean.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here