Cultura

Recuperando a Valle-Inclán

Recuperando a Valle-Inclán

Consonancias, 19

Nunca ha perdido don Ramón María el aprecio de los lectores exigentes y de los aficionados al teatro de calidad. Su obra escénica aparece de forma periódica en los festivales y en las giras de muchas compañías. La originalidad, la inspiración y el lenguaje de Valle son un patrimonio definitivo de la literatura española, al margen de modas y coyunturas.

Recientemente se ha representado en el Teatro de la Estación, de Zaragoza, Martes de Carnaval, por la compañía Teatro del Norte, creada en Asturias por Etelvino Vázquez en 1985.  El espectáculo es un extracto de las tres obras que escribió el dramaturgo en los años 20 del pasado siglo y que tienen como leit-motiv una visión esperpéntica de la casta militar. Su nueva forma de ver el mundo y de distorsionar  sistemáticamente la realidad, es una estrategia para desenmascarar la imagen real que se oculta tras ella.

Recuperando a Valle-Inclán. Martes de Carnaval

La parodia representada por Cristina Lorenzo, David González y el propio director, que encarna el papel protagonista, en Zaragoza y en otros foros, alcanza cotas de calidad poco usuales en este tipo de comedias, que corren el riesgo de no llegar o de pasarse. Etelvino Vázquez dirige y actúa con maestría, reiterando algunos tics que añaden patetismo a la acción.

Aunque en la actualidad el estamento militar en general no participe –afortunadamente– en la trayectoria político social del país, el retrato de la época convulsa que nos ofrece Valle no dista mucho del que puede hacerse en el momento actual de esta España desbordada y desnortada, hurgando un poco en la epidermis tecnológica que nos encubre.

Recuperando a Valle-Inclán. Sonata de tinieblasLa recuperación de don Ramón como dramaturgo, que ha tenido diversas manifestaciones en la escena y la pantalla sobre todo con sus dos obras maestras: Divinas Palabras y Luces de Bohemia, debiera ir pareja al reconocimiento de su valía como prosista. Quiero reivindicar el embrujo de sus Sonatas y recordar que no hace muchos años un excelente escritor radicado en Zaragoza, José de Uña Zugasti –para los amigos Pepe de Uña–publicó su Sonata de Tinieblas, que ganó el premio literario ‘Carolina Coronado’ con el título alusivo de Pastiche bradominesco, –puede considerarse con toda justicia como la quinta ‘Sonata’ de Valle-Inclán– que no recibió la merecida atención por parte del público lector. Una deficiente gestión editorial, la nula promoción y el desinterés por las literaturas que desbordan los parámetros del consumo, hicieron pasar casi desapercibida esta genial recreación del mundo valleinclanesco.

Pero nunca es tarde para remediar los errores. Con la primera edición de 1.500 ejemplares agotada, ya hay quien piensa en una segunda que resalte la magia narrativa de don Ramón.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario