Karma

Y el toxicómano ¿qué?

Es mi humilde opinión,veo tantas revistas y voy a congresos donde se habla mucho de la droga, muchos organizados por asociaciones o grupos,etc. todos son apuntes científicos sobre los efectos, los componentes de las sustancias, las nuevas drogas que salen al mercado, se discute enconadamente por el trafico excesivo de droga, se habla un lenguaje un tanto complejo que a quien está metido en ese mundo no le interesa para nada: le interesan soluciones, a sus familiares, y  aquellos que luchamos por cambiar las base de esos jóvenes intentando enseñarles una serie de valores, que no encuentran en sus familias, muchas desestructuradas, muchos viviendo en la calle. Acuden pidiendo ayuda o un poco de esperanza y comprensión. En nuestra Asociación, sólo pretendemos ser asertivos y empatizar, que comprendan lo que hacen y lo que acarrea, no les podemos liar con discursos científicos, con tantos por ciento, ni hablarles de neuronas, dopaminas, partes del cerebro, etc. Nuestro deber es intentar prepararlos para que acepten ayuda y dirigirlos a los centros de conductas adictivas para que los evalúen.
Pienso que se tiene que estudiar más al individuo, sus problemas, traumas, enfermedades mentales, etc. En fin, todo lo que le hace propenso a una conducta adictiva.

La droga siempre va a estar ahí. Lo que hay que cambiar es al individuo, lo que se dice siempre, que aprenda a “DECIR QUE NO”, no embarullemos desde un principio a quien nos pide ayuda. Interesa el ser humano. La droga ya lo tiene atrapado. Lo que toca es sacarlo de ahí, ya luego vendrán psiquiatras, psicólogos y demás. La primera línea somos nosotros, y tenemos que escucharles, y no darles clases científicas sobre sustancias y sus consecuencias, eso para los doctos en el tema y que buscan respuestas, vacunas y medicamentos para contrarrestar efectos.

Hablemos el idioma de los que te buscan, entiéndelos y que te entiendan, lo importante es convencerlos para que tomen una decisión muy importante en su vida.

No asustes y confundas con términos incomprensibles. Te lo digo yo por experiencia. Pasarán de ti y te evitarán. Que te vean como alguien cercano, que les comprende y no les reprocha. Bastante daño ya traen de por si, para que encima los acojones, perdón por la mala palabra. Utiliza tu subvención en ayudar a los necesitados, o como nosotros,renuncia a ella y especifica que la donen a los centros de rehabilitación y a ayudar a los que están dando de comer a los necesitados.

Eso es ser solidario.

Y aunque parezca una prepotencia, nosotros lo hemos hecho, por no tener no tenemos ni anuncios en el blog. Los que componemos la Asociación decidimos en su día que era altruista y así sera.

Gracias a eso recibimos la ayuda desinteresada de nuestro pueblo, sus autoridades, y los medios de comunicación. Trabajamos desde la humildad, no desde la prepotencia. A fin de cuentas es una enfermedad de por vida, donde hay que controlar la sintomatología, para evitar volver a caer, pero no existe ningún tipo de medicamento especifico para controlarla, ni curarla.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario