Los españoles y el inglés…

0
192

Creía conocer, junto a millones de compatriotas, la situación económica (asimismo moral) en que nos encontramos. Sin duda consumaba un error notable. Al parecer, la zozobra, probablemente desesperanza, lleva al hombre a cometer o propiciar acciones inéditas, malsanas, casi pecaminosas. Cuando se pierde de vista el horizonte aledaño, cuando buscamos respuestas ajenas a un acontecer ordinario, próximas a esa fe que nos mueve al sosiego incluso a la redención, el individuo -acéfalo, desarbolado el aparejo- naufraga, hace estupideces. Viene siendo norma rancia en el espécimen humano.

aprender inglés
Aprender inglés Foto: sergis blog

Madrugadora, esta noticia constata mi tesis de que la esencia del individuo se llama libertad, no razón. Sólo así puede entenderse que tenga relevancia y preocupe al análisis social hasta el punto de ser materia estadística. Según un estudio de Cambridge University Press, el veinticinco por ciento de españoles estarían dispuestos a no realizar sexo durante un año (verdadero periplo eremítico) a cambio de aprender inglés. El sesenta y cuatro, prefieren pagar diez mil euros por una pastilla que les produjera el mismo efecto. Suponen, unos y otros, que tal idioma (cual bálsamo de Fierabrás) es remedio estándar, que sirve igual para un roto que para un descosido. La lengua, amigos míos, ayuda pero no debemos tasar su eficacia más allá de lo razonable. Ojalá fuera llave maestra que abriera cualquier acceso al mundo laboral.

El estupor inicial (la reseña supone un órdago a la lucidez) fue dando paso, abiertos los sentidos tras la catatonia primigenia, al acreditado alcance de la crisis en que estamos inmersos. Jamás pude imaginar que un marco material, penoso donde los haya, llevara al desbarre emitido. Seguramente mi examen fuera anodino e insolente. Deben concurrir estos factores para explicar un comportamiento, a tenor del estudio, que perturba mi capacidad comprensiva y me lleva a conclusiones ayunas de reserva. Acepto la existencia de posibles lastres conceptuales que puedan desvirtuar considerandos y calificativos.

Hasta el momento, la interacción que se ofrecía entre idioma y sexo -siempre contraria a actitudes abstencionistas- procedía de un común léxico grecorromano. Francés y griego constituían el soporte lingüístico de la práctica erótica o deleitable (escapan a mi instrucción, con escaso bagaje, otras erudiciones de procedencia indefinida y  excluidas del didáctico kamasutra). Tanto en épocas de bonanza cuanto en sus opuestas plenas de rigor, acudir a la vorágine léxico-libidinosa pertenece a ese encuadre que todo adulto procura a lo largo de una vida que algunos, ayunos de optimismo y ecuanimidad, califican de perra. Desconozco si tal esfuerzo taxonómico se hace por alcance simbólico o arrebatados por un laberinto epicúreo.

Al parecer está en desuso, quizás no lo compense, compaginar aprendizaje y denuedo por tierras de la pérfida Albión, Irlanda u otro dominio anglófono. Es probable que continencias o alternativas sean caminos idóneos para trasegar esa adversidad incómoda de aprender un idioma como apuesta laboral. Si no satisficiésemos plenamente nuestro objetivo, el ensayo habría mostrado -en términos más o menos exactos- qué recursos totaliza un año de abstinencia carnal.

Los resultados estadísticos no aclaran si los encuestados son célibes. Tampoco si su fortaleza financiera sobrepasa la media. Las cifras, en principio, manifiestan cierta inclinación por la entrega al placer a costa del patrimonio. Pareciera, pues, que el orden clásico debiera establecerse así: salud, amor y dinero; suponiendo que amor, como alguien advierte, quiera decir sexo. Es evidente suponer la juventud de la muestra. Ningún jubilado, inclusive muchedumbre entrada en años, debe encontrarse en esa terrible tesitura de acoquinar diez mil del ala, salvo dieta genital, a fin de conseguir una herramienta imprescindible, conjeturan, para encontrar trabajo.

Corrupción, desafueros independentistas, justicia cara y feudataria, desvertebración social, crisis degradante, etc. van perdiendo entidad, a poco, si se comparan con el esfuerzo titánico que deben realizar nuestros jóvenes, vacíos de bolsillo y en permanente hervor unos instintos que permitan la pervivencia de la especie humana.

Nosotros, cuando fuimos mozalbetes, nos alimentamos de carencias, represiones morales, tabúes. “Peccata minuta” con la sombría carga actual. Nosotros, ya mayores, perdidas lozanías y pasiones, si fuera preciso nos situaríamos en el sesenta y cuatro por ciento; es decir, en el grupo de los diez mil. ¿A que sí? No nos va a arrugar una pastilla de más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here