Cultura

Los Hijos de la Isla

Portada Hijos IslaLOS HIJOS DE LA ISLA. Varios autores. A.C. Prisma.
“Una de aquellas maravillosas noches de luna llena junto a la hoguera, Am-Bao decidió que había llegado el momento de contar a los pequeños Bao-Bao la historia de los Hombres sin Corazón, los mismos que hicieron que perdieran su paraíso. Porque la historia, para que no se repita, hay que conocerla”.
Página 39. (LOS HOMBRES SIN CORAZÓN; María Teresa Díaz Martín).

“El lugar por donde sale el sol y el lugar por donde se esconde. Los nombres de las estrellas más brillantes en el cielo de la Isla Halcón y las caprichosas formas que adquieren cuando se reúnen a charlar. Que después de la temporada fría, llega otra en la que la vida renace y todo brota de nuevo”.
Página 46. (LA CUEVA DE LOS RUIDOS; José Antonio Benito Barriopedro).

Este pequeño libro contiene un conjunto de pequeñas historias redactadas por once autores (con pesos diferentes en la totalidad de la obra), sobre pequeños gestos de ser humano que lo convierten precisamente en eso, que le dan sentido a su naturaleza emotiva y racional, pero sobre todo emotiva.

Lo que se nos cuenta son las peripecias de un grupo desde la destrucción o conquista de su hábitat natural y búsqueda de un nuevo “terruño” de supervivencia, y su relación con  la naturaleza, los bosques, las brujas, un duende y algunos extraños vecinos; unos peligrosos como los Hombres sin Corazón; otros faltos de profundidad ni criterio como los Cabezas Perdidas. Este grupo de Hijos de la Isla, es mayoritariamente de niños, dirigidos por un gran maestro y un chamán. Desde el comienzo el acento en la relación con la naturaleza marca uno de los ejes de la narración: con la naturaleza “científica” y la naturaleza “espiritual” de brujas, duendes, hadas…

Estas pequeñas historias son de gran sencillez pues están dirigidas a niños (aunque no se marcan las edades ideales de los lectores, como en aquella colección de “Barco de Vapor”). Pero tras ese formato infantil en el que se incluye un final-moraleja por cada historia, para que los lectores puedan quedarse claramente con la lección que se les ha querido transmitir con la “parábola” precedente, hay un mundo alegórico y metafórico considerable.

Hay que entender que este libro tiene su origen en la Asociación “Halcones de la Amistad”, ubicada en la Comunidad de Madrid, que lleva a cabo actividades tanto lúdicas (juegos, excursiones, carnavales); como sociales (campañas a favor de los necesitados, actividades en contra de la violencia y a favor de la paz, actos y conferencias de prevención contra la droga, el alcoholismo y la delincuencia); o culturales (conferencias, certámenes, visitas a museos), sin excluir los campamentos de verano.

Uno no puede evitar ver en las historias (niños que se pierden en el bosques, enseñanzas sobre la diversidad socio-cultural o étnica…) reminiscencias de unos monitores que han querido plasmar experiencias acumuladas o bien dejar volar su imaginación en base a esas experiencias. Las metáforas de los lugares, o la forma abreviada de citar sus propios nombres son tímidas formas de alegoría que no parecen esconder, del todo, el entramado en el que se sustenta la obra; el entramado que, por otra parte, no hay por qué esconder.

El resultado es una obrita que rezuma cariño, didactismo, amor por la naturaleza y la infancia. Con sus sencillas historias y sus canciones de campamento, tiernas, los once autores no pretenden emular a un Nobel de la Literatura, sino llamar al niño que llevamos dentro y que, posiblemente, participó en alguna de aquellas granja-escuelas o períodos estivales rodeados de chavales como nosotros y de aventuras como ordeñar una vaca, hacer excursiones al monte o montar en burro, aprendiendo a estimar lo que nos rodeaba, tan distinto de nuestro entorno urbano cotidiano.

El proyecto tiene como fin recaudar fondos para esta asociación que tan buenos propósitos tiene y lleva tantos años haciendo por tanta gente.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario