Sociopolítica

El timo piramidal socio-económico

Estimados compañeros trabajadores

photo credit: Imaginófago via photopin cc

photo credit: Imaginófago via photopin cc

Recordemos una vez más, ya que parece que se nos ha olvidado, que el poder de la sociedad recae en nuestras manos

Aunque parezca que un puñado de billonarios, accionistas principales de las empresas más importantes del mundo, las cuales, a su vez son accionistas de las siguientes empresas más importantes y así sucesivamente; preguntémonos, ya que es nuestro deber, qué pasaría si un día los que preparan la comida, recogen la basura, diseñan los programas y manejan “su dinero” decidieran trabajar para su propio beneficio y no para el billonario de turno.

Obviamente ese dinero que está siendo generado por todos nosotros, iría a parar a nuestras manos y no a las suyas. Ellos, mientras estamos ocupados en ajustarnos el cinturón para llegar a fin de mes, trabajando un sinfín de horas semanales, están sentados en sus grandes sillones de cuero riéndose de lo tontos que somos.

Sí, de lo tontos que somos.

―Yo no soy tonto, dirán algunos, me estoy aprovechando de todos para llegar a lo más alto.

―Señor, usted, precisamente, es el más tonto de todos. Del que se están aprovechando es de usted.

¿Por qué?

Repasemos la jerarquía de la empresa predominante en el sistema que vivimos, y no solo en España, en todo el mundo:

Empecemos por el teórico número 1. El jefe de la compañía. Ese que se pasea de vez en cuando ante nuestros puestos de trabajo mostrando una sonrisa agradable y un tono autoritario a su vez. Ese que provoca, bajo su manto de poder, que muchos quieran llegar a ser como él. Y atentos a esta última frase, porque es la clave de la organización de la gran mayoría de las compañías hoy en día.

Es ese sentimiento de competitividad generado desde que estamos es la escuela, en la universidad o en cualquier centro educativo del mundo; El que nos ha llevado a la situación en la que estamos ahora. Ese que ha sido premeditadamente creado para que nos pisemos los unos a los otros en lugar de conservar los derechos que no hace muchos años nuestros padres consiguieron. No nos confundamos pensado que es culpa de unas cuantas marionetas políticas que ni pinchan ni cortan en el sistema piramidal creado por los de los sillones de cuero.

La culpa es únicamente nuestra.

Pues bien, ese señor “número 1”, tras el grupo selecto de billonarios que manejan el cotarro. Es el primer engañado del sistema. Ya que cree poseer un poder extralimitado que en realidad solo corresponde al trabajador.

Muy sabiamente, los de los sillones de cuero, le hacen pensar que es el top de la sociedad. Disfruta de una gran casa en un muy buen vecindario, de un coche de alta gama, o de dos; De unos buenísimos trajes, quizá de un barco. Pero no de la mejor casa, del mejor barco o del mejor traje. Estos artículos siempre estarán reservados para los que se sientan cómodamente a reírse de todos los demás.

Ese dueño de la empresa, acto seguido, contrata a un número 2. En el mayor de los casos, un tipo agresivo, capaz de todo por conservar su puesto y ansioso por llegar a ser número 1. Algo del todo imposible de obtener para él debido a su incontrolado ego.

Este número 2 es el encargado de transmitir esa sensación proveniente de su carácter a toda la compañía y así hacer parecer al número uno como un tío de puta madre.

Su ego exacerbado es alimentado constantemente por el número 1 haciéndole creer que posee un gran acceso a los secretos de la empresa y que es prácticamente como él mismo en la jerarquía de la misma. Pobre iluso.

Una vez que ese número 1 y 2 mantienen la charla, transmiten algunos de los secretos de la compañía al número 3, el más iluso de todos, que cree poseer algo de protagonismo en las decisiones de la compañía, cuando únicamente posee  un estrés constante proveniente de esa contradicción premeditada entre los números 1 y 2.

El primero siempre hablará con él en buenos términos alabando su trabajo y prometiéndole un sinfín de cosas de las que obtendrá una cuarta parte. El número 2, por su parte, ejercerá su papel sin darse cuenta debido a esa agresividad innata, y producirá en el número 3 un estado de inestabilidad constante para que pueda ser perfectamente manejado en pro de las estrategias que el número 1 va tomando .A su vez transmitido en el círculo de empresarios.

Una vez que ese número 3 está completamente subyugado a esa tortura psicológica perfectamente desarrollada por los mandos militares, se convierte en el juguete o marioneta del sistema (utilizando una analogía con el sistema de poder del mundo entero, en este grupo estarían situados los políticos).

Como buena marioneta en la que se ha convertido podrá ser utilizado para transmitir a los números 4 o jefes de grupo lo que le plazca al número 1. Cuando le interese transmitir agresividad, será una persona inaguantable; Cuando le interese transmitir sosiego, será el mejor colega del team leader y de los trabajadores.

Esos jefes de grupo o números 4, que perfectamente podrán llegar a ser número 3, si la tortura psicológica es aplicada con eficacia; poseen algo en común con su superior: Vivir para trabajar, gastar, y divertirse (principalmente).

La pieza clave del sistema.

Pero dentro de esos potenciales números 3 existen dos variantes, clasificadas inevitablemente por la naturaleza innata de cada individuo, y esencial para el desarrollo de todos los departamentos, aunque con otros dos factores comunes: El deseo de poder y una baja autoestima.

Por lo tanto, una de las variantes de número 4, serían individuos agresivos por naturaleza, capaces de pisar a todo el mundo por conseguir llegar a ser número 2. Obviamente, estos individuos, van destinados, inextricablemente al departamento de marketing.

La otra variante sería un individuo muy interesante. Ya que por una parte poseerá un sentimiento de empatía hacia el ser humano, lo que producirá que se relacione con los demás trabajadores de una manera cálida. Pero por otra parte tendrá un deseo inagotable de poseer poder y reconocimiento. Objetivo por el que luchará siempre intentando no ofender demasiado a los demás. Esto, indudablemente es debido a ese sentimiento de empatía a los individuos, primordialmente a los de aspecto frágil; Y a su muy escasa autoestima.

Este es un individuo contradictorio y dual. Si las personas con las que se encuentra son “de buen corazón” y no tratan de interponerse en su camino; siempre tratará de ayudarles. Pero, si por el contrario no le alaban como él pretende o entorpecen su plan, no dudará en destrozarlos. Debido a su baja autoestima, este individuo es altamente peligroso, ya que siempre elaborará su estrategia de manipulación desde la sombra, intentando siempre aparentar esa empatía.

Debido a esa contradicción y a esa aparente bondad y calidez, no será fácil detectarlos, aunque poseen un punto débil. Si dudamos ante la posibilidad de que una persona sea de esta manera, probad a atacar su ego sin ningún escrúpulo, pronto os daréis cuenta de los que son lobos en piel de cordero.

Me extiendo en la explicación de este tipo de naturaleza porque, si consigue ocultar, y no dudará en hacerlo, esa parte oscura; Y además trabaja su lado más agresivo, proseguirá su camino hasta llegar a ser número 1; O incluso un verdadero número 1.

Este tipo de individuos siempre emprenderán su carrera en el departamento de atención al cliente. Obvio. ¿No?

Mucho cuidado con este tipo de personas, y ya no solo en el trabajo, si no en las relaciones personales fuera del mismo. Siempre, y digo siempre intentarán hacer todo lo posible por conseguir sus objetivos.

Una vez que se han conseguido esos números 4 para los departamentos de marketing y atención al cliente sólo queda ponerlos a competir entre ellos, para que por sí mismos mantengan el nivel de productividad deseado por la cúpula de la pirámide.

Llegamos ahora al punto del trabajador ordinario, el cual puede pertenecer a cualquier tipo de clasificación antes citado, añadiendo una más: Los individuos de corazón puro, de buenas intenciones, de naturaleza noble, los cuales nunca superpondrán sus deseos de construcción ante el deseo de poder.

Estos individuos nunca podrán llegar a ser parte de la alta jerarquía del tipo de empresa predominante. Ni tan siquiera lo pretenden. Pero si estos individuos poseen la voluntad suficiente, podrán por ellos mismos crear una empresa en la que sus valores rijan por encima de todo.

Estas empresas, queridos compañeros son las que hacen falta. Las que prefieren obtener menos beneficios si existe un ambiente de respeto entre sus miembros y hacia los clientes. Aunque parezca que esto ha desaparecido debido al sistema psicológico tan perfectamente estudiado desde tiempos inmemoriales, no es así en absoluto. Ya que existe otra clase de individuos, cuyas características me reservo,  con las capacidades intelectuales suficientes para hacer equilibrar el sistema piramidal tan perfectamente diseñado.

No creáis que me he olvidado de los departamentos creativos, tanto ingenieros como artistas, los cuales siempre estarán bien valorados tanto en el sistema de la empresa como en el socio-económico de cualquier país; Ya que son los encargados de la expansión y el desarrollo del mismo, así como de aliviar las tensiones, en el caso de los artistas, de todos los miembros del mismo sistema.

Estos individuos ocupan la mayor parte de su tiempo en crear, y, por lo general, el resto de la sociedad les trae sin cuidado.

Si echamos un vistazo a los individuos con mejores condiciones laborales y mejores sueldos, estos seres creativos tendrán una posición ventajosa, siempre y cuando trabajen para y por el sistema.

Aunque estos individuos posean esta situación ventajosa debido a sus capacidades, y en el caso de los informáticos, hoy en día, más que cualquier otro; Siempre existirán otro grupo de individuos por encima de ellos: Los encargados de manejar el dinero de los números 1. No creo que haga mucha falta explicar el por qué.

Apartándonos ahora hacia el sistema socio-económico, me gustaría citar a los médicos y a los encargados de aplicar la ley. No creo que haga mucha falta, de nuevo, explicar el porqué de sus atractivas retribuciones.

Una vez explicado esta jerarquía, solo me queda explicar el porqué de mi exposición:

El sistema citado, basado en el control de masas, anteriormente dirigido al instinto del ser humano por explicar cuál es su posición en este universo, y hoy en día dirigido a ese otro instinto de destacar entre los demás; Aunque inevitable en su origen de clasificación natural se puede llegar a transformar.

Las razones fundamentales son la de un mayor beneficio del conjunto, para los que quieran verlo desde ese lado práctico que tanto gusta hoy en día.  Además de que la mente es una máquina biológica a nuestra mera disposición, la cual solo puede ser controlada por uno mismo por medio de la consciencia de cada individuo, si esto no sucede será controlada por un operario cualificado que introducirá los parámetros que él decida teniendo en cuenta las características de la misma.

Es nuestra libre elección si queremos seguir siendo esclavos de esos parámetros.

El poder es del pueblo.

PAZ.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario