Cultura

Familia y Política: dos mundos en crisis

Disonancias, 24

En el plazo de una semana, el Teatro Principal de Zaragoza ha ofrecido dos obras de gran calidad que muestran dos mundos en crisis: la pareja y la política. El primer espectáculo se titula ‘Maridos y Mujeres’, y el segundo ‘Poder Absoluto’. Ambas temáticas están de plena actualidad.

MARIDOS Y MUJERES‘Maridos y Mujeres’ es una versión para la escena a partir del guión que Woody Allen utilizó para su película del mismo título, en 1992, una de las obras contemporáneas que mejor narran y diseccionan la complejidad de las relaciones de pareja. La versión de Alex Rigola en esta producción del Teatro de la Abadía está españolizada, y es perfectamente aplicable a nuestra situación actual, que en tantos aspectos ha copiado pautas de conducta propias de la cultura norteamericana. Dos parejas, amigas entre sí, se separan sucesivamente, y una de ellas se vuelve a reunir, dando origen a situaciones cómicas no exentas de dramatismo.

‘Poder Absoluto’ es una obra original de Roger Peña Carulla ambientada en Austria y basada en un hecho real: un eminente político del país, con un importante cargo en las Naciones Unidas y aspiraciones de convertirse en presidente de la República, oculta un pasado vergonzoso como colaboracionista de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Intenta borrar su pasado planeando el asesinato de uno de los testigos de aquella época, un relevante intelectual que está a punto de desenmascararlo. Recurre a un joven y ambicioso político de su partido para ejecutar el crimen. La confrontación entre ambos descubre la miseria de la política y muchas de sus lacras, entre ellas la financiación irregular y delictiva.

Tanto en una obra como en la otra está perfectamente reflejada la situación española actual. Por una parte, el caótico mundo de las relaciones interpersonales que discurre hacia una vorágine que desorienta tanto a sus protagonistas como a quienes les rodean. Por la otra, el proceloso mundo de la alta política, preñado de complots, mentiras, tradiciones y maniobras oscuras, donde todo vale con tal de conseguir el poder.

Ambas piezas plantean una crítica feroz a la corrupción que se da en los niveles personales y en los públicos; una crítica que en general no pasa de motivar –y en algunos casos incluso de irritar– a los espectadores, pero inútilmente porque a continuación no sucede nada. Sigue habiendo el mismo desconcierto entre la gente, la misma falta de ética y de dignidad, idéntica frivolidad en las relaciones interpersonales, el mismo desconcierto, tanto más lamentable cuando están de por medio los sentimientos. Los elevados índices de peleas, desencuentros, infidelidades, enfrentamientos, separaciones y divorcios entre las parejas son un testimonio irrebatible del caos personal en el que nos desenvolvemos colectivamente. No hay un estudio consistente de la psicología contemporánea, tanto a nivel individual como colectivo, que implica una dinámica distinta en las relaciones interpersonales. Se aplican las viejas fórmulas de tiempos pasados que no encajan en los nuevos planteamientos.

PODER ABSOLUTOLo mismo ocurre en el campo de la política. Las situaciones extremas por las que atravesamos actualmente en muchos países buena parte de los ciudadanos, no provocan cambios sustanciales en quienes los dirigen. A lo sumo lamentan los pacíficos suicidios de quienes se arrojan desde sus viviendas antes de ser desahuciados, y se dejan informar, pero mirando hacia otro lado, de las innumerables críticas y manifestaciones de la gente cuyo malestar está llegando a extremos insoportables.

‘Nunca pasa nada’ fue una película que hace 50 años dirigió Juan Antonio Bardem; su título podría aplicarse perfectamente a la situación actual si tenemos en cuenta la actitud de quienes debieran liderar la regeneración moral y social de nuestro tiempo.

Volviendo a las obras representadas, valoro muy positivamente la interpretación que realizaron Luis Bermejo, Israel Elejalde, Miranda Gas, Elizabeth Gelabert y Nuria Mencía en ‘Maridos y Mujeres’. Los tonos y los ritmos fueron perfectos, los movimientos bien calibrados, y la versión de Rigola muy atinada, alternando los diálogos con algunos monólogos dirigidos al público, como diciendo a los espectadores que la cosa iba muy directamente con ellos. Una escenografía sencilla pero eficaz, muy próxima a los espectadores, facilitó la integración de éstos en la trama.

Por el contrario, y a pesar de una puesta en escena sumamente plástica, la interpretación de Emilio Gutiérrez Caba, y sobre todo la de Eduard Farero, no fue del todo convincente. El primero, sobre el que reposaba el grueso de la acción, se manifestó con excesiva vehemencia, sin la pausada sutileza y el aplomo que exigía el caso. Aún fue más evidente la desproporcionada sobreactuación del segundo, repitiendo gestos mecánicos y contradiciendo con su tono verbal la sutileza conceptual que encierra su personaje. Y aún puedo señalar un dato escénico negativo en ambos: en los recorridos sobre el escenario hay que tratar de no dar la espalda al público ni al partenaire cuando uno debe girarse para volver sobre sus pasos. Los dos actores lo hicieron reiteradamente.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario