Cultura

La Bella y la Bestia : un paréntesis para el optimismo

Escenarios, 5

Musical La Bella y la Bestia

Musical La Bella y la Bestia

Un amplio despliegue publicitario, un montaje extraordinario, una espectacular puesta en escena, la notable calidad de todos sus intérpretes y la magia que despiertan entre la gente las historias con final feliz convierten a ‘La Bella y la Bestia’ en un éxito seguro. Nacida del acervo popular, fue especialmente difundida en Francia a mediados del siglo XVIII, plasmándose en varias obras escritas, la más conocida de las cuales apareció en 1756 de la mano de Madame Le Prince de Beaumont.

A finales de los años 80, la factoría cinematográfica de Walt Disney decidió utilizar este intenso cuento de hadas para realizar una de sus producciones. Fue la primera película de animación de la historia del cine que optó al Oscar a la Mejor Película. Finalmente ganó 2 estatuillas (mejor canción y mejor música original). Recibió además 3 Globos de Oro y 2 Grammys. El camino para su pronta conversión en un musical quedaba abierto.

Musical La Bella y la Bestia

Musical La Bella y la Bestia

Un género que añade los ingredientes del teatro a los de la música, que conecta en cierto modo con la ópera y la opereta, que incluye algunas acrobacias y otros elementos circenses, que recurre cuando es preciso a los efectos especiales y que cuida en extremo los elementos escenográficos, está destinado al triunfo entre el gran público.

Procedente de Broadway, esta fábula básicamente romántica, pero con abundantes ribetes cómicos, comenzó a circular en España en 1999, y ha tenido luego varias presencias, siempre bien acogidas. La actual versión ha sido ampliada respecto a la obra original con nuevos números, canciones y personajes. Los productores no han reparado en medios y han echado el resto para conseguir un espectáculo de masas –masas cultivadas, evidentemente– que mejore incluso los grandes éxitos cosechados en las pasadas décadas.

Hay datos sorprendentes en cuanto a la diversificación de papeles de los actores: por ejemplo, el promedio de cambio de vestuario por intérprete secundario es de ocho veces por representación. También impresiona saber que en cada sesión se utilizan 120 pelucas diferentes. Cuando uno lee previamente que el montaje de la obra cuesta cuatro días en cada nuevo escenario, puede parecerle algo exagerado, pero una vez disfrutado el espectáculo se admite esa información sin ninguna dificultad. Todo está medido al milímetro, hay una enorme seguridad en cada uno de los intérpretes, un ritmo bien estudiado y una distribución en dos partes que permite al público un pequeño descanso, un desahogo de emociones, aunque prolongue la duración del espectáculo hasta alcanzar casi las tres horas.

La actual gira española se está realizando por 17 ciudades, sin más pausa que la necesaria para el montaje de la función en cada una. Zaragoza ha

Musical La Bella y la Bestia

Musical La Bella y la Bestia

disfrutado durante semana y media, en el Palacio de Congresos ubicado en el antiguo recinto de la Expo, de este paréntesis amable en medio de una situación económica y social bastante deteriorada. Las funciones programadas han obtenido muy buena respuesta por parte del público, lo que significa que todos estamos deseando encontrar algún oasis de alegría, de serenidad y de esperanza que compense la dureza del día a día. El mensaje es optimista: siempre existe la posibilidad de superar los problemas y las coyunturas desfavorables. Si se llega a esta conclusión, además de haber disfrutado de la obra, es que ha merecido la pena acudir a verla.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario