Cultura

Entrevistamos a Rosa Ribas: Una autora todoterreno

Rosa RibasLa discusión es ya un poco vieja, pero su vigencia es absoluta. Hay lectores que se decantan por un género como la novela negra; otros por la novela histórica; otros por la feminista (sea ello lo que fuere); otros prefieren las de aventuras; y los hay que se deleitan con la ciencia ficción. Pero el gran lector sólo busca buena Literatura, y el buen escritor sólo hace buena Literatura, al margen de las etiquetas y las clasificaciones.

Rosa Ribas nos sorprendió con una acertada ambientación y una magnífica trama en “El pintor de Flandes”, a la que siguieron una serie de casos de la comisaria Cornelia Weber-Tejedor donde la concisión del lenguaje y la ironía se hacían paso entre los hilillos de sangre negra, como las novelas. Actualmente, y desde julio de 2012 la revista digital Sigueleyendo publica los miércoles un episodio de la novela por entregas Miss Fifty.

Miss Fifty relata las aventuras de Marta Ferrer, una empleada de Hacienda de Barcelona que ha pasado la barrera de los cincuenta. La particularidad de Marta consiste en que durante su última sesión de radioterapia (acaba de superar un cáncer de mama), recibe un rayo “extraño” y descubre poco a poco que se ha convertido en una superheroína. El humor abunda los capítulos de este nuevo quehacer literario de Ribas, que es capaz de saltar al mundo del cómic con una pirueta digna de un superhéroe agilísimo (un Daredevil, por ejemplo) y la elegancia de una Estela Plateada, para hacernos reír tanto o más que un Súper López, pues para algo ambos son productos muy españoles.

Esto demuestra, una vez más, que el talento no entiende de géneros, sino de formas de escribir, de voluntad, de saber hacer y de trabajo… con una chispa de magia interior que motiva al ser humano a contar historias que a otros pueden emocionar, sonrojar, seducir o hacer reír a carcajadas… o todo ello.

Su moto la esperaba con la rueda delantera ladeada como si estuviera echando una cabezadita al tibio sol de otoño”.

Los mensajes de la autora, por mucho que se escondan tras un pijama o unas mallas de risa, no son baladíes: “Ella y Raquel se encontraron el martes por la mañana en una cafetería casi vacía y se sentaron en una mesa algo alejada del resto. Una precaución tal vez superflua porque nadie suele prestar atención a lo que hablan dos mujeres de mediana edad”. Y es que Miss Fifty es una reivindicación de la mujer, pero no de la súper modelo, o de la adolescente mona, o de la ejecutiva agresiva… sino de la mujer en su cincuentena. Porque es tan valiosa como todas las anteriores, aunque nos pasen desapercibidas (si es que nos pasan) porque parece que el sistema no las contempla más que como compradoras de supermercado o televidentes. En realidad todo lo que acontece no hace sino subrayar la invisibilidad de estas mujeres que han sido y son nuestras madres, compañeras, funcionarias, médicos, enfermeras, ingenieros, arquitectos, colegas, hermanas, tías y, en definitiva, valiosísimos seres humanos a los que, por algún sortilegio o rémora del machismo o sencillamente la estupidez, se obvia, se ignora sistemática e implacablemente.

¿Se muestra por ello Rosa Ribas resentida? No, porque estamos ante una mujer inteligente, es decir, reivindicativa a través de un arma poderosa, que parece inofensiva, pero que se mete bajo la piel y el pensamiento sibilina, aunque también ruidosamente: la risa.

Ellibrepensador: ¿Qué te lanzó a escribir Miss Fifty? ¿Cómo surge un proyecto tan alejado de tus previos trabajos literarios?

Rosa Ribas: La idea de Miss Fifty surgió durante una conversación con una amiga que estaba ingresada en el hospital donde acababa de ser operada de un cáncer. Estábamos en la cafetería y hablábamos del hecho de que no hay buenos roles para actrices que pasan de los cuarenta, de que una vez llegan a esta edad, desaparecen de los papeles protagonistas y después reaparecen cuando hacen de abuelas, por ejemplo. De ahí pasamos a comentar la falta de figuras interesantes de mujeres maduras y llegamos a las súper-heroínas, que son pocas y todas jovencísimas. En ese momento, ella, que llevaba un pijama a cuadritos verdes como el de Miss Fifty, adoptó una pose de superman. “Necesitamos una heroína cincuentona”, dijo. Salí del hospital con el encargo de hacerlo y con el nombre, Miss Fifty.

Ellibrepensador: ¿Qué opinas de la gratuidad de acceso a los primeros capítulos de tu obra en Internet?

Rosa Ribas: La combinación de la regularidad de las entregas y su gratuidad me parece una forma perfecta para hacer llegar la obra a los lectores. Se trataba de un formato nuevo, de recuperar la novela por entregas, con ilustraciones y por eso se decidió publicarla gratuitamente. Ahora, una vez finalizada la historia, se puede comprar la edición completa en libro electrónico, pero los capítulos sueltos siguen accesibles de modo gratuito. Todo en la misma página de Sigueleyendo (http://www.sigueleyendo.es/).

Ellibrepensador: ¿No es acaso una mujer una súper-heroína por el mero hecho de superar un cáncer? ¿No es un poco el mensaje que tener y cuidar de una familia, una casa y un trabajo es ya algo que requiere poderes sobrenaturales?

Rosa Ribas:Así es. En realidad, los poderes de Miss Fifty son los poderes de muchas mujeres pero aumentados. De ahí que el primer poder que descubre sea su invisibilidad.

Ellibrepensador: ¿Por qué la enemiga de Miss Fifty es una mujer? ¿No has querido cargar las tintas con una obvia lucha de sexos?

Rosa Ribas: Su archienemiga tenía que encontrarse en su entorno más próximo, quería una relación que no fuera simétrica. Yodaína odia a Miss Fifty, pero por razones que se encuentran dentro de ella misma. No la odia por lo que Miss Fifty pueda tener, sino por lo que ella proyecta sobre su figura. Quería que fuera alguien con quien Marta tuviera una relación superficial y por eso decidí que fuera una vecina, alguien cotidiano y poco llamativo, que encierra en realidad un gran potencial de peligro.

Ellibrepensador: La protagonista tiene una amiga un tanto especial, privada del sentido del humor. Confiésanos algo, ¿te has basado en alguien o es más bien una metáfora?

Rosa Ribas: Es una personificación de la racionalidad y de la sinceridad sin concesiones. La verdad es que no conozco a nadie que se tome  tanto los hechos como las palabras de una manera tan literal. Lo curioso es que, entre todos los superhéroes y supervillanos que pueblan la novela, Raquel, la amiga de Miss Fifty, aparece como uno de los personajes más extraños.

Ellibrepensador: ¿En qué autores te has inspirado para este salto al cómic y al humor?

Rosa Ribas: No sabría darte nombres concretos. Creo que todos los cómics que he leído y leo me han servido de inspiración. Me ha gustado mucho jugar con recursos de la narrativa de los cómics: la forma peculiar de adjetivar, los diálogos exagerados, las anticipaciones,…

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario