Cultura

Poebromario, de Fran Nuño

Poebromario, de Fran Nuño

En un claro homenaje a las greguerías de Ramón Gómez de la Serna, el escritor Fran Nuño nos hace llegar un ramillete de poemas que bajo el título de Poebromario, con ilustraciones de Laura Chicote y editado por Almadraba Infantil Juvenil en su colección PICNIC, sin duda moverá a la sonrisa a quienes se acerquen a sus páginas. Porque, como dice el mismo autor:

“¿Qué es un poebromario? / Poemas que parecen bromas / para que sonrías a diario”.

Y nada más cierto. Pues, es una verdadera delicia adentrarse en el libro para quedar atrapado de inmediato por los sugestivos dibujos de Laura y por los continuos hallazgos de Nuño; que son como pellizcos de monja, que pruebas el primero y no dejas de probar hasta que se acaba –para disgusto de uno- la caja de bocaditos de masa con azúcar envuelta en celofán de colores.

Fran Nuño -sevillano nacido en Bilbao, como a él le gusta denominarse- en 1973, hace con Poebromario el número veinte y uno de sus veintidós obras publicadas hasta la fecha y en distintas editoriales. Dinamizador cultural, librero-editor, dramaturgo y escritor de una sólida trayectoria ya y especializado en literatura infantil-juvenil, ha sido galardonado con varias menciones en importantes premios, tanto por su trabajo literario como por su labor a favor de la lectura, siendo traducido al gallego, catalán, inglés y ahora al alemán. En 2010 salió a la luz su primer texto poético dirigido al público adulto, “Deambulaciones” (Ediciones En Huida), con el que consiguió ser candidato al Premio de la Crítica de Andalucía. También ha publicado poesía en revistas y antologías, y ha organizado y participado en innumerables recitales a lo largo y ancho del país.

Este Poebromario, palabra que Nuño se inventa y que yo adopto sin rechistar, es como un remolino de emociones que te hacen saltar de un lado a otro del escenario de la vida, ya que es un trasiego constante el que maneja nuestro escritor a través de sus hojas coloreadas, ofreciendo al lector un rosario de encuentros mágicos que tocan lo mismo a la naturaleza, que a la casa o la ciudad; en definitiva, a las “cosas” que habitualmente nos rodean en el quehacer diario.

Cuando caligrafía sobre el Sol:

“El Sol, / el portero del día”.

O sobre la Luna:

“La Luna, / de tantos poemas / protagonista ella, / más que satélite / se siente estrella”.

O sobre las luces:

“El faro, / para recibir al barco, / se quita y se pone / su sombrero plateado”.

Cuando traza sobre los cuadros:

“El cuadro torcido / termina pensando: / “¿no será el mundo / el que está ladeado?”.

O sobre las gafas:

“Las gafas del poeta / ven la realidad / vestida con letras”.

O sobre los trenes:

“Prisioneros de las vías / se sienten los trenes, / por el mismo camino / siempre van, / siempre vienen”

Cuando subraya sobre las palabras que no existen:

“Las letras que tachas, / o borras / con la goma / o el típex, / se sienten tan libres / que entre ellas forman / palabras que no existen. / (Y como ejemplo te digo / el título de este libro)”

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario