Cultura

Danza: cinco años de LaMov

Consonancias, 43 

LaMovLaMov celebra su quinto aniversario en Zaragoza con un nuevo espectáculo “Cinco Años- Five Years” bajo la dirección de Víctor Jiménez recogiendo los mejores e impactantes fragmentos de todas sus obras. Desde Bach o Verdi hasta Ryuchi, Sakamoto, Palestrina… “Cinco Años- Five Years” es un recorrido de la danza desde lo clásico hasta lo contemporáneo, con ese toque actual propio de la compañía.

Cada vez que asisto a un espectáculo de danza sin unidad argumental, siento la misma demanda: veinte o treinta segundos de pausa entre cada número para  integrar en el silencio y la oscuridad del teatro, la belleza escuchada y contemplada. Los espectáculos de LaMov, compañía de danza que el pasado fin de semana ha actuado en el Teatro Principal de Zaragoza, son de esta condición.

El viernes 31 de mayo presentaron un resumen del trabajo realizado en el lustro transcurrido desde su fundación en “Cinco Años/Five Years”. El sábado y el domingo siguientes ofrecieron ‘Babel’, con algunos números del repertorio y otros nuevos, para mostrar un panorama esquemático de algo que pertenece a la especie humana en todo tiempo y lugar: los sentimientos, las obsesiones, los sufrimientos… la condición humana.

En ambos espectáculos el tránsito entre números está resuelto con un mínimo paréntesis para que los bailarines engarcen sus actuaciones consecutivas, pero lo que rompe esa pretendida vinculación son los aplausos de una parte del público, seguidos irregularmente –unas veces sí, otras no– en tiempo e intensidad por el resto de los espectadores. Tal vez habría que precisar mejor esos tránsitos para no dar opción a los aplausos cuando el espectáculo ofrece una continuidad, aunque no sea argumental. Porque a pesar de la variedad de temas, músicas y coreografías, existe un hilo conductor.

La primera parte de ‘Cinco Años/Five Years’ –el programa al que asistí–, transita entre lo estático y lo dinámico, como queriendo plasmar el paso del tiempo y la importancia de cada acción en su momento preciso. Allí están la primera y la última de las producciones de la compañía, ‘El Trovador’ y ‘Momenta’. La segunda parte enlaza con la primera desde la perspectiva de la fugacidad del instante, siendo los números ‘Words Unspoken’ (2), ‘Forget-forgot-forgotten’, ‘Lo que el cuerpo no recuerda’ (2) y ‘The grammar of silence’ los principales exponentes de esa línea conductora.

Las coreografías de Víctor Jiménez (director de la compañía, al mismo tiempo que bailarín), Itzik Galli y Francisco Lorenzo, en ambos espectáculos son innovadoras y comprometidas. La entrega de todos los miembros del elenco es intensa, y en algunos casos, sorprendente. Las músicas, de Bach a la copla, dan pie a enfoques tan diferentes como complementarios.

LaMov desata sensaciones estéticas que vienen y van, emociones intensas, sentimientos complejos, a veces contradictorios, como si los fragmentos del tiempo que mimam los bailarines tuvieran vida propia más allá del escenario.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario