“El Marica”, una obra de Carmelo Di Fazio

0
152
El Marica, una obra de Carmelo Di Fazio
“El Marica”, una obra de Carmelo Di Fazio

En el fondo, más allá de esta misión encubierta, organizó grupos de estudiantes, de verdaderos pensadores, de semillas de humanistas, que pudiesen en el futuro contribuir a un país más equilibrado, justo, pero sobre todo intelectual, que tanta falta le haría a la sociedad que surgiría después de la barbarie resultante de un choque pernicioso entre obreros, falangistas, comunistas, nacionalistas, campesinos, sacerdotes, analfabetos armados, y cuanto bicharraco extraño con uñas pululaba en la débil sociedad naciente“.

El Marica” de Carmelo Di Fazio es una historia de amor, de odio, y de los pensamientos de un hombre que durante la época franquista sintió reprimida la homosexualidad.

La historia de ficción contenida en las doscientas noventa y dos páginas que constituyen “El Marica” tiene fuerza, la fuerza conmovedora de estar contada por la única víctima superviviente de un odio sexual y emocional sembrado con sangre durante la guerra civil y cultivado hasta recoger su fruto de sangre seca durante la posguerra. ¿Puede alguien trazar un plan durante años y ejecutarlo cuidadosa, lenta e implacablemente para ejecutar una venganza? ¿Es posible ignorar todos los inocentes que se hacen caer en la consecución de esa vendetta? ¿Es el amor truncado capaz de parir una rabia tan destructora, tan implacable, tan falta de piedad?

Los elementos de esta novela son, efectivamente, el amor, pero también la rabia, el deseo, el odio, la venganza, la homofobia y la muerte. Y como todo gran tema humano, resultan difíciles de tratar. El hecho de que, además, personajes creados para esta narración sean colocados en la esfera de Franco (al que se cita pero que nunca aparece o habla en la obra) no hace sino aumentar el morbo que ya de por sí puede suscitar lo que en aquella época y sociedad habría sido un escabroso asunto sexual.

Los dos antagonistas, hombres, representantes de los dos pilares básicos del régimen: ejército e iglesia, no son lo que aparentan ser, y su batalla tampoco será lo que pudiera esperarse por robarse mayores cotas de poder. Esta es sin duda una historia personal, ubicada en un entorno social muy concreto de la historia española.

De todos los dramas contenidos a lo largo del relato hay uno, el del verdugo, que nos hubiese gustado que el autor explorase. El militar que asesina brutalmente homosexuales aprovechando la contienda bélica es, en realidad, un homosexual reprimido. Penetrar su psicología retorcida, su sufrimiento por odiar lo que desea, su desesperación destructora. Sin embargo en la obra no hay lugar para la piedad con este personaje. Se le retrata como un monstruo sin un sentimiento de remordimiento, sin una culpabilidad, sin un conflicto interior sobre el que tanto nos habría gustado leer y en el que bucear habría podido dar algunas imágenes muy potentes de la psique humana.

Hay, sin duda alguna, una crítica feroz a la sociedad que hizo su agosto en la dictadura, riéndole las gracias a unos o a otros representantes del poder. Los empresarios que se enriquecen en los tratos con las esferas gobernantes, la sociedad bien pensante que puebla los hoteles más lujosos de un Madrid por lo general empobrecido… Una sociedad que, por supuesto, tiene también su trastienda: sus prostíbulos de lujo para todos los gustos, sus secretos, sus chantajes, algo consustancial al ser humano, pero en el ambiente retorcido, angosto, de una dictadura militar tras una guerra. El autor es especialmente duro con esas esferas de poder, especialmente con el ejército, a cuyos miembros no deja muy bien parados, entrando a valorar en varias ocasiones su falta de conocimientos, su ignorancia, su estrechez de miras.

No obstante aquí todo eso será un escenario, un fondo que se desdibuja frente a unas pocas figuras que protagonizan una historia de crueldades y deseos mal enfocados, una historia de odios, por encima de todo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here