Esencia creativa

0
88
9º Encuentro Regional de artistas del Maule.
9º Encuentro Regional de artistas del Maule.

Fue en uno de estos invernales días chilenos, que tuvimos el agrado de viajar hasta la ciudad de Molina para participar del 9º Encuentro de artistas de la Región del Maule. Molina es una pequeña ciudad en el sector precordillerano de los Andes chilenos, en la Región del Maule. Ha logrado mantener parte de su Colonial Patrimonio arquitectónico. En el ámbito cultural es conocida por “Molina Poesía”, un importante hito cultural Maulino.

Extrañamos en este 9º Encuentro de artistas, a importantes talentos consagrados, también extrañamos a importantes gestores culturales y a Agrupaciones Culturales que sí estuvieron presentes en jornadas anteriores.

Recuerdo que a fines de Mayo del año en curso, nuestro Presidente Sebastián Piñera promulgó una nueva Ley de donaciones culturales “…como un incentivo y una motivación para que todos los chilenos se sientan comprometidos con la cultura”. También existe “Santiago creativo” una Empresa que apoya a las Empresas y a Emprendedores creativos, entendiendo que muchos proyectos de arte son emprendimientos que necesitan financiamiento.

Menos conocido es el crowdfunding, financiamiento en masa, de carácter solidario hacia un artista por parte de sus seguidores o fans. Y estar atentos, y averiguar cuáles Embajadas, ONG, Fundaciones, o Agrupaciones financian proyectos culturales.

De antología, sería reactivar el mecenazgo, a la antigua, cuando el mecenas quería ser un verdadero soporte económico del artista para que éste realizara su obra sin límite de tiempos y en total concentración y tranquilidad. La verdad es que el pilar del mecenazgo era en sí el artista, quien hacía un excelente trabajo de relaciones públicas con el objetivo de consolidar su obra.

Al día de hoy, en un mundo donde ya no existen los mecenas, la crítica que ha ido en crescendo para el Fondart, es que no se puede dejar a la suerte de un concurso el destino de la obra de un artista, o de una Empresa Cultural, cito por ejemplo, el cierre del Teatro de la Memoria del reconocido actor Alfredo Castro.

Si para el consagrado Alfredo Castro, gestionar recursos con fines culturales ha sido un camino de abrojos, la pregunta de los emergentes, es cómo hacerse ver por el Fondart, ya que si un artista no ha ganado un Fondart, es como si no existiera, lo que se traduce en un razonable desencanto por parte del artista hacia el sistema; la realidad es que el sistema no siempre funciona positivo, es positivo sólo para el 25%, el resto pasa a ser parte de las estadísticas de aquellos que no lograron un Fondart, y que pueden “morir” en el intento.

En más de una ocasión se ha revisado y mejorado esta plataforma cultural, para que los artistas tengan dignidad en realizar sus oficios, y que desde sus talentos puedan aportar al desarrollo de la Sociedad. Sin embargo, en cada ocasión el Fondart ha sido débil, sólo suficiente, nunca bueno. Al preguntar a un experto en el tema, sobre esta problemática cultural, que también es un tema país, su respuesta fue la siguiente “…Son muchos los que postulan, y los recursos no alcanzan para todos.

Si los recursos del Gobierno no alcanzan para todos, la cultura no puede flaquear, debe continuar, y perpetuarse a través de otras vías, pero es la capacidad de autogestión de los artistas lo que hará la diferencia, y su deseo de aportar a través de su arte.

Y nos queda esta percepción, ¿será cierto que los artistas consagrados padecen de narcicismo, que les lleva a monopolizar los espacios, y a menospreciar los talentos de las nuevas generaciones, en ese momento en que muchos artistas consagrados son jurados Fondart, y sus decisiones determinan el destino de los artistas emergentes?

Los emergentes… quienes desean trabajar conservando  su esencia creativa, a toda costa; vivir para crear, recrear los sutiles movimientos de la invisible danza del viento, y comunicar a todos este milagro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here