Cultura

Ebriedad y Literatura

Sin el mínimo deseo de pretender hallar en mi memoria una gran mayoría de creadores que parte de su vida han vivido  ligados a las drogas,  estoy convencido de que, de todos los seres creativos, el universo literario es el que más ha solicitado estas sustancias opiáceas, aunque también participaron -y continúan participando-  cantantes, actores, músicos y pintores, por ejemplo. ¿Por qué? Pues porque quizás la de vida los poetas y escritores es más de conversar,  de ir muy ligados a la charla, de compartir, amantes de formar pequeños  grupos, en torno a unas copas de vino… O, sencillamente, porque quizás sean uno de los gremios  de la Humanidad que más han  sufrido, pero no por los efectos, a largo plazo, del opio o la morfina.

Foto: Adriano Agulló

Foto: Adriano Agulló

Refiriéndonos al mundo –nuestra Europa, por ejemplo-, los ingleses -por los siglos de los siglos- tal vez por distinguirse en aventuras y conquistas, pretendiendo en todo minuto abarcar el mundo, haciendo de superhéroes, circulando por la izquierda, o tan solo por el simple hecho de no usar el sistema métrico decimal. Aunque de estos asuntos carecemos  de porcentajes y de escalas comparativas, y el  asunto de las drogas queda ya muy atrás en el tiempo… quizás por eso, conquistadores y aventureros por antonomasia, los ingleses conocían al dedillo los opiáceos y toda clase de alucinógenos.

El gran Thomas de  Quincey (1785-1859)  habla de sí mismo en el primer tomo de su biografía  Confesiones de un comedor de opio.  Y sí, como la propia historia de la droga en todos los individuos que la han usado, el libro de Quincey tiene un comienzo  feliz y un final desolador.

Lo tomé y en una hora, ¡santo cielo, que revulsión! ¡Qué apocalipsis de mi mundo interior! ¡Qué abismo se había abierto ante mí: un abismo de divinos  goces repentinamente revelados.

Tras ocho años de consumo exagerado escribe: “Desde hace tiempo el opio no fundaba su imperio en los brazos del placer, sino que mantenía sus dominios únicamente a causa de las torturas asociadas a los intentos de abjurar de él”. Ah, esas palabras cobran  fuerza en la mediación frente al destino.

Y Baudelaire (el poeta maldito), que después de experimentar una gran exaltación, le hace escribir: “Nadie se extrañará de que un pensamiento último, supremo, brote del cerebro del soñador: Me he convertido en Dios”.

Pero al final acaba diciendo: “Añadiré que el hachís impulsa al individuo a mirar sin cesar, precipitándose hacia el abismo donde contempla su rostro de Narciso

Rimbaud y Teófilo Gautier y Aldous Huxley y  Jean-Paul Sartre, y más recientemente Jack Kerouac 1922-1969)… hicieron de las suyas.  Pero de eso hace ya tiempo.

Nosotros, artistas y literatos, hemos sido más bohemios, trasnochadores, gente que se aparta de las normas y convenciones sociales. Pero solo eso. Ah, y un poco de alcohol. Porque la mayoría ni siquiera fumamos.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario