Sociopolítica

¿Reforma de las administraciones o de la democracia?

Como todas y cada una de las reformas que está haciendo el Gobierno, vendidas como el colmo de la eficacia y la panacea de un ‘Estado Transparente’, algo que según los informes policiales y jurídicos que aparecen cada día en la Prensa no es realidad. Y para muestra, lo que durante muchos años ha estado o está ocurriendo en las Comunidades Autónomas donde gobernaba/gobierna el Partido Popular.

Foto: fabdango

El Ministro de Hacienda empezó hablando de su Reforma de las Administraciones Públicas, valorándola en un ahorro para los españoles de 8.000 millones; en una segunda valoración se empezó hablar de 7.200 millones, y en la actualidad ya se va quedando en 6.200…

Mi pregunta es: la Reforma de las Administraciones Públicas, ¿no será, una reforma de la Democracia?

Y ¿en qué se basa esta pregunta?, me dirán. Pues bien, tras ser preguntado en varias ocasiones por los periodistas si la Administración puede ahorrarse estas cantidades sin ningún despido, tanto la Vicepresidenta  como el Ministro de Hacienda  insistían en que “estas reformas no están hechas para reducir plantillas del sector público”. Entonces hay truco del almendruco: se eliminan las Administraciones con cargos electos democráticamente, para poner gestores agregados; dicho de otra manera, se colocan, amigos y miembros del Partido,  al más puro estilo de república bananera, sin pasar ningún filtro democrático ni oposiciones, para gestionar los pueblos y ciudades que el Gobierno considera que no entran en la disciplina de la racionalización del sector público, según una central de información donde estén los datos de todas las Administraciones, recogidos con criterios homogéneos y armonizados.

Y llega la nueva mentira escondida sobre que “esta reforma no está pensada para eliminar puestos de trabajo”… Según la Vicepresidenta del Gobierno, para mejorar la eficiencia, ha destacado la importancia de que se aplique la “tasa de reposición cero”, por la que no se ocuparán plazas de funcionarios jubilados. Lo mismo que pasó durante el Gobierno Aznar. Como no hubo reposición de policías jubilados, nos encontramos con 5.000 policías menos de los necesarios para la seguridad de los españoles. Bueno, en aquella época se inventaron las empresas de seguridad de los amigos… aunque ellos no podían hacer el trabajo de un cuerpo de policía y la seguridad empezó a fallar de tal manera que nos llevó al peor atentado que nunca ha tenido España: Atocha.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario