Karma

La incertidumbre y su sombra

León Tolstoi

León Tolstoi

La incertidumbre es un estado mental primordial, ineludible en ciertas etapas .Nacemos bajo su signo, vivimos amenazados por ella, somos sus víctimas, o simplemente nos movemos  para escapar de sus garras.

Muchas personas todavía mueren  con un último signo de interrogación en la mente o en los labios, de tal manera que la incertidumbre  entendida como indeterminación, incertidumbre, viene a ser  frecuentemente  inseparable de nuestro ser y estar en el mundo.

Para superar esta situación  en algún momento de la vida, nos  dirigimos   buscando  respuestas hacia dentro,  al interior de nuestra conciencia, a nuestras emociones y pensamientos que tanta relación tienen con ese nuestro ser y  estar en el mundo, y con nuestra salud o enfermedad.  Intuimos que lo mismo que sucede en el cuerpo humano, donde  también cada órgano  tiene una profunda conexión con los demás, y hasta con el Cosmos;  podemos llegar a plantearnos cuál nuestra relación   con el  mundo que nos rodea, con las personas, la naturaleza y los animales. Deseamos abarcar un mundo tan  profundo como ilimitado: el campo inmenso de los hechos y sus causas. Deseamos saber quiénes somos en verdad, qué hacemos aquí, qué sentido tienen la vida y la muerte, o qué nos espera al morir. Y  en algún momento de nuestra existencia todo esto adquiere un relieve extraordinario que a muchos nos empuja a replantearnos  la existencia que llevamos  hasta ese mismo momento. Pero no todos aspiramos a esto.

Otros ,en cambio,   huyen de la mirada al interior  y  quieren conjurar la incertidumbre de las grandes preguntas abriéndose al mundo  al mundo de los sentidos y  al  mundo del intelecto buscando  inútilmente en estos  ámbitos  sabiduría, felicidad y seguridad, que al no poder conseguirse en esos ámbitos, producen insatisfacción existencial que empuja  siempre en busca de  sensaciones nuevas. Es así como la mayoría anda en busca del placer como sustituto de la felicidad que nunca llega; del conocimiento en lugar de la sabiduría, del sexo exagerado en lugar del amor, y así sucesivamente.

Con frecuencia recurrimos a la Ciencia, hasta que descubrimos  que todas las ciencias, todas las artes, todos los conocimientos disponibles en la humanidad solo  pueden ser indicadores de camino, postes informativos, pero no metas, pues  de lo contrario nos quedamos parados en cualquiera de ellos, nos sentamos sobre ellos y nos disponemos a morir de inanición de Verdad pero creyendo poseerla. Y  esto  que parece absurdo  es común en nuestro mundo.

¿Cómo ha actuado la humanidad hasta ahora, con su tendencia al mínimo esfuerzo, con su tendencia a la pasividad, con su indecorosa afición a ceder su voluntad y rendir su mente ante los tenidos como sabios o poderosos? ¿Cómo ha actuado  la humanidad con su apego a lo material, su codicia  y  el deseo de reconocimiento de sus semejantes  o de  sus dirigentes? Parcelando la realidad acotando y fragmentado los conocimientos, construyendo especialidades de esto y lo otro, aislándose en castillos particulares construidos con teorías que aspiran a ser la VERDAD.

Mediante muy diversas formas  nos hemos encasillado los seres humanos  en esta o en aquella parcela: unos en la naturaleza de lo físico, otros en las religiones, en filosofías o en otras parcelas del ámbito mental, siempre  con la intención de llegar a un grado máximo de verdad  en cada parte separada  del conjunto de la Verdad.  Por desgracia este sistema no ha funcionado: la Verdad, aun siendo  única, es como un prisma con muchas caras. Todas le pertenecen y todas guardan entre sí una relación  tal que sin ella no tendrían existencia propia. Así resulta que la verdad  es una y múltiples sus manifestaciones, pero ninguna excluye a la otra sin producir una mutilación y deformación del conjunto.

Nuestro  mundo, al negar la Verdad como Totalidad  se ha convertido así en un mundo de realidades deformadas cualquiera que sea la cara del poliedro que observemos. El mundo  que hemos construido entre todos es hoy un erial mental  lleno de  de baches, una inmensa telaraña que nos tiene atrapados entre la tecnología, las desigualdades, la violencia y la falta de ética generalizada, una de cuyas consecuencias dramáticas tan extendidas a nivel planetario  como la pobreza y la enfermedad ,es la guerra.

“No podemos dejar de ver que además de todas las desgracias que se desprenden de nuestra vida mala e irracional, nada más que los preparativos de guerra y las guerras inevitables que siguen ,deben perdernos fatalmente.

No podemos dejar de ver que todos los medios propuestos para  librarnos de estos males, inventados por los hombres, son y deben ser ineficaces, y que la miseria de los pueblos que se arman unos contra otros no puede dejar de crecer.

He aquí por qué las palabras de Cristo refiérense más que nunca a nosotros y a nuestro tiempo. Cristo ha dicho: “¡Enmendaos!”.

Es decir, que cada cual se detenga en su actividad comenzada y  se pregunte: “¿Quién soy?..¿De dónde vengo?.. ¿A dónde voy?”  Y después de haber respondido a eso, que cada cual decida si sus actos están de acuerdo con su destino. Es menester que cada hombre de nuestro mundo y de nuestro tiempo (es decir, el hombre que conozca la esencia de la vida cristiana) se detenga por un instante en su actividad y olvide lo que los otros crean que es… Y entonces pondrá en duda su utilidad y la razón de su actividad”. (León Tolstoi,  en “La guerra ruso-japonesa”).

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario