Economía

¿Ya no nos salvan las exportaciones?

euro En el reciente informe anual de  la UNCTAD (Organización para el Comercio y el Desarrollo de las Naciones Unidas), la actividad del comercio internacional se está estancando. Esto demuestra que  todavía no hemos superado la crisis (financiera), y que ya se ha convertido en una crisis estructural que afecta a toda la economía mundial…

Una situación preocupante para la teórica “solución” que pregonan desde el Gobierno. David Ricardo (1817)  desarrolló la “Teoría de la ventaja comparativa”: comparando las cantidades del factor trabajo necesario para obtener los bienes en distintos países…cada país podría especializarse en la producción de aquel bien en que tuviera una ventaja comparativa.

Y el mantenimiento de un tipo de cambio favorable en la moneda nacional es un factor clave en esta ventaja…

¿Tenemos ventajas comparativas en España para seguir apostando por la Exportación como solución?

Si todavía España tuviera la peseta (como Inglaterra tiene la libra esterlina…) se podrían haber controlado los tipos de interés adecuadamente, se podría haber actuado sobre los tipos de cambio para favorecer nuestras exportaciones junto al incremento del turismo y, sobre todo, habríamos actuado de inmediato para superar la crisis.

La curva de Philips muestra la relación inversa entre inflación y paro. A menor inflación, mayor paro. Con un paro del 26%, ¿Les preocupa, sinceramente, la inflación?

Es la propia UNCTAD la que propone dejar de obsesionarse por la inflación y apostar por la recuperación de la Demanda Interna y del Flujo Circular de la Renta de cada país…y los Bancos Centrales son un factor determinante para facilitar liquidez (que llegue al ciudadano…).

Pero en España tenemos un problema: el Euro…preocupado por la inflación ¿Para proteger a Alemania?

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario