Miguel Ángel Berna: Mediterráneo

1
78

Consonancias, 49

Siempre ha mirado hacia dentro y ahora ha decidido hacerlo hacia fuera. Miguel Angel Berna es un artista de dimensiones imprecisas por cuanto sus ágiles brazos y sus piernas veloces llegan a destinos impredecibles.

MEDITERRÁNEOHace unos meses se hizo a la mar de las melodías y los ritmos que surcan el Mediterráneo. Fue tomando apuntes, tuvo visiones, alboreó mañanas y quebró noches cerradas con la caricia de sus castañuelas que abrilean festines a flor de agua. En la lontananza del deseo aparecieron las tierras de Grecia y Turquía, los ensueños de Túnez, los secretos de Albania, las ondulaciones que mecen el lenguaje de las islas, las reminiscencias de Apulia, Gargano, Ostuni, San Vito, San Marzano, Napoli y la Santa Roma, hasta reverberar en las luces del poniente que llenan Aragón de voces familiares y sonrisas gozosas.

Todo esto y algo más nos ha ofrecido el artista en la sala Mozart del Auditorio zaragozano, del 17 al 20 de octubre. Una fantasía de ritmos, colores, sugerencias, movimientos y sentimientos en la que ha sido acompañado por un conjunto de músicos de alta densidad y un cuerpo de baile excepcional, además de las voces de Maria Mazzotta –vehemencia, colorido y expresividad directa– y de Nacho del Río, con su seguridad, afinación y contundencia habituales.

El montaje del espectáculo transita entre la sencillez y el significado, con un diseño de luces muy definido a cargo de Bucho Cariñena y un sonido cuidado en extremo por Kike Cruz.

El abrazo de Miguel Angel Berna y de su espléndida compañía de danza a la cuenca mediterránea, de donde procede buena parte de la savia que alimenta la música popular de Aragón y de otras partes de España, contribuye a profundizar los sentimientos de fraternidad, por la vía del arte, en un mundo que cada vez entiende menos de fronteras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here