Cultura

Teatro: Alegrías, las justas

Escenarios, 36 

alegrías las justasCuando nueve autores reciben un encargo de dramatización de situaciones cómicas con un perfil poco definido, el resultado puede ser convergente o divergente; si se les precisa bien el enfoque y el tono que debe primar en la comedia, el resultado suele ser consistente. Félix Sabroso, Yolanda García Serrano, Jaime Pujol, Denny Horror, José Ignacio Tofé, Ignacio del Moral, Carlos Molinero, Antonio Zancada y Paco Tomás fueron comisionados por la compañía Producciones Come Y Calla para escribir una serie de piezas breves en torno a los temas que pueblan la cotidianidad de la vida entre las mujeres. El resultado es esta comedia fragmentaria que han interpretado Maika Jurado y Esther Gimeno en el zaragozano Teatro del Mercado del 12 al 15 de diciembre últimos.

En clave humorística, histriónica y crítica, que a veces llega al sarcasmo, las actrices presentan quince cuadros escénicos bajo el título común de ‘Alegrías las justas’, con un subtítulo general que expresa bastante bien la filosofía del producto: ‘Que bastante bonita es la vida ya de por sí’. Ciertamente son estereotipos los personajes que aparecen en escena, pero resulta fácil encontrarlos en cualquier lugar, escuchar a mujeres de ese perfil expresándose con esas palabras en reuniones privadas o públicas. El retrato de la actualidad está conseguido, aunque como en toda obra de arte se extremen a veces las circunstancias y se esquematice el lenguaje. Hay que decir que sobre este punto, pieza clave en toda obra literaria, ‘Alegrías las justas’ utiliza justamente, sin excesos gratuitos, las palabras gruesas o malsonantes que son de uso común en la vida cotidiana; el lenguaje vulgar se atiene a las ‘exigencias del guión’.

Las situaciones que se plantean mantienen un interés compensado para el espectador; todas son reflejo de la actualidad, aunque algunas, como el diálogo entre la Mona Lisa y la Maja Desnuda colgadas en un museo, tengan un sentido intemporal. La precariedad laboral, los chismes de vecindad, las nuevas formas de explotación femenina, la crisis económica, la xenofobia latente, la sinrazón política, la tiranía de la moda y la expectativa de la muerte son temas planteados con sutileza, que no rehuye la denuncia.

Las actrices hacen gala de una gran expresividad corporal y vocal al añadir a los textos algunas melodías cantadas y danzadas, en una obra donde prima la sonrisa, cuando no la risa desenfadada, pero en la que no falta la reflexión.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario