Sociopolítica

Un año nuevo que llega

Otro año que se va y me quedo con las ganas de ganar la Lotería de Navidad o ¿quizás la del Niño? Algo que tenemos todos en el subconsciente de los deseos, antes de que llegue el 31 de diciembre: una esperanza que dura doce meses.

No acerté ni una sola de mis ilusiones y anhelos, toda pura pifia.

rajoycrisisAl parecer, en estos momentos, los poetas tienen más aceptación que los políticos; y los maestros, con su lucha por una educación pública por eso de la igualdad de oportunidades, son más admirados que los cantantes y los Ministros…

El altruismo y la solidaridad del pueblo llano contribuyen a hacer el trabajo que deberían hacer los gobernantes: darle pan a quien no le da trabajo.

Los banqueros no nos han devuelto el dinero que ‘nos chuparon’ con la crisis y sus inventos maravillosos del gran engaño de las preferentes, y siguen campando a sus anchas en el país de las maravillas, donde los jueces son juzgados y los sospechosos liberados por quienes deberían defender el bien común de los españoles…

En suma, no estamos tan bien como nos prometió en su campaña electoral quien ahora gobierna el país.

Los titulares de la Prensa de esta Nochebuena no fueron mejores que los del año anterior y, por no variar, se nos anuncian una serie de medidas que empobrecerán a los que ya son bastante pobres. Por mucho que nos canten la célebre canción “Todo va bien, señores, todo va bien, todo va bien” el sosiego que trasmiten es muy dudoso.

Muchas casas se han quedado este año sin recibir la visita del hombre de barba, gordito  y vestido de rojo (inventado por Coca Cola) nombrado Santa Claus, y en casi dos millones de hogares los niños le pedían a los  tres abuelos vestidos de reyes magos, con camellos y todo, tan solo una manzana para desayunar, algo que sus padres en paro y sin prestaciones no le pueden pagar.

En una sociedad que consideramos  avanzada se vive el renacer de una época vergonzosa. Ni el mismísimo dictador fue capaz de llamar a los más de seis millones de emigrante de la época “Transito Laboral”. Se cambian las Leyes que están haciendo su labor y no se legisla para meter en la cárcel a quienes son sospechosos de haber vaciado las arcas municipales, autónomicas y del Estado, los Bancos y otras ‘menudencias’ que están haciendo posible que los logros sociales de más de treinta años se pierdan en una sola Legislatura.

Pero queda una foto, la sonrisa de los Gobernantes a la salida del Parlamento porque hacen lo que les viene en gana, con su mayoría parlamentaria, sin mirar, oír ni escuchar el rumor de quienes buscan comida en los contenedores o hacen colas en los bancos solidarios de alimentos a miles por toda España.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario