Cultura

Los amigos de mis amigos “no” son mis amigos: Fenómeno redes sociales

Las nuevas plataformas sociales, especialmente Twiter, Facebook y LinkedIn, tan populares entre los jóvenes y no tan jóvenes de todo el mundo, permiten mantener un contacto prácticamente diario con aquellas  personas de nuestro entorno que tenemos agregadas y validadas. En estas redes sociales compartimos  pensamientos, música, fotografías, currículos, eventos importantes y toda clase de datos personales. Hasta ahí, todo es más que correcto e incluso cómodo para no despegarnos demasiado de nuestros “amigos”.

Redes Sociales

Redes Sociales

El problema surge cuando entre nuestro listado de contactos se filtran nombres que apenas conocemos, contactos que son a su vez contactos de amigos de nuestro listado o lo que es más grave: contactos que nadie sabe quiénes son. Y es que aunque para Objetivo Birmania “Los amigos de mis amigos son mis amigos“, lo cierto es que estas prácticas, tan habituales, pueden llegar a ser peligrosas o nos pueden poner en más un aprieto …

¿Tenemos conocimiento de la información que dejamos al descubierto en las redes sociales? ¿ Sabemos la repercusión que puede tener que “desconocidos” merodeen por nuestra información? ¿Tenemos un sistema eficiente de protección que garantice nuestra intimidad y la de los nuestros? Rotundamente NO

A lo largo del año pasado realicé un pequeño experimento. Entré en mi lista de contactos de Facebook, en la cual tenía prácticamente 400 contactos, decidí borrar a aquellas personas con las cuales no tenía contacto desde hacía más de dos años, borré también a aquellas personas que no conocía de nada y que en algún momento nos habíamos agregado por algún motivo puntual, borré a aquellas personas que no me aportaban nada y sobretodo borré a aquellos “amigos de amigos”, que no sé por qué motivo aparecían allí después de una cena, una quedada puntual o un bautizo y que conocía de unas escasas horas.Resultado: me quedé con 150 personas. ¿Qué motivo podía tener para que 250 individuos pudieran leer mis intimidades, ver mis fotos y cotillear mis post? Sinceramente no lo sé … Pero lo que sí tengo claro es que prefiero calidad que cantidad; y no me siento peor ni mejor que quien tiene 1.200 amigos, de los cuales conoce la vida de 100 y el resto son, simplemente paja.

He de reconocer, por otro lado, que las redes sociales tienen algunas ventajas: son caldo de cultivo para los cotillas, son una forma de entretenimiento para los que no tienen vida y lo más importante y siempre que, como en mi caso, se tenga en lista a gente de verdad, son una muy buena forma de mantener contacto con gente importante que está lejos o que por vicisitudes de nuestro día a día, es imposible  mantener. Considero que es una forma práctica de enterarse de eventos puntuales o incluso, como me sucedió a mí hace un par de años: una forma para reunir a los compañeros de clase de la EGB, a las compañeras de la facultad o al grupo de la playa de cuando eras un chaval.

Por tanto, redes sociales ¿sí o no? Rotundamente SÍ, pero con precauciones. Sabiendo muy bien lo que se comparte y la repercusión que puede tener, con mucho criterio y sentido común, teniendo activadas todas las medidas de privacidad y, por supuesto, sabiendo muy bien a quiénes va a llegar la información que se publique, ya que recuerda:  “LOS AMIGOS DE MIS AMIGOS, NO SON MIS AMIGOS” y ten claro que ninguna de estas plataformas, ni ningún WhatsApp, cambia, a mi juicio, un café con amigas o una tarde de cañas… y eso, estoy convencida de que no lo harías con alguien que no conoces apenas o que no tienes nada en común , ¿o sí?

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario