Cultura

Risto me aburre

Empecé sin ganas, la semana pasada, a ver el show de entrevistas de Risto Mejide y apagué el televisor a los pocos minutos. Reconozco que ni lo hubiera encendido si no fuera porque el expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero era el personaje que inauguraba un espacio tan desperdiciado en Cuatro. Nada hay más frustrante que la representación en la que se aparenta ser lo que no se es. Y el entrevistador impertinente de gafas de sol no es periodista, sino una figura mediática que busca la provocación en programas de entretenimiento. El papel de crítico fustigador de personajes, cuya coraza ha de ser traspasada por preguntas que desnudan lo que en realidad piensan, sienten y desean, le queda tan grande a Risto como aquellos trajes de David Byrne, líder de Talking Heads, en Stop making sense. Aquel músico era un auténtico agitador que sacudía sensibilidades abotargadas.

Risto Mejide

Foto: Thundershead

La fórmula no es nueva, sólo el nombre, que evoca un estilo de sofá bastante hortera para los tiempos que corren y con el que no se puede ir a ninguna parte. Más que “Viajando con chester” habría sido más apropiado titular el programa como “Arrumbados sobre el chester”, para prevenir la sensación de pérdida de tiempo que derrocha este canal de televisión en vez de ofrecer un espacio informativo de entrevistas que esté al nivel del ciudadano medio, no al que está acostumbrado este conductor, famoso por sus broncas de estercolero en concursos que buscan el espectáculo más arrabalero.

Lo más profesional del nuevo espacio de entrevistas de Risto Mejide fue la promoción previa de la cadena, en la que se dejaba entrever a un Zapatero supuestamente acogotado por un entrevistador (constaría en el guión) que se sentía traicionado por el mandatario. Quitando el tuteo, las impertinencias, la falsa agresividad, una sinceridad impostada, desparpajo ensayado en lo anecdótico y las posturitas y gestos que, al menos, desfilaron en los primeros minutos que pude soportar, el programa no sólo no acorraló con preguntas al entrevistado, sino que le permitió lucirse en lo ya conocido, eludir lo que consideraba inoportuno sin que el conductor ni se diera cuenta y hasta devolverle algún que otro golpe, como aquel de “Risto, has estado más político que yo”, que ya es hundirte en lo insustancial.

No cabía esperar otra cosa y seguramente el propósito de Viajando con chester no sea el de competir, aunque coincidan en la franja horaria, con Salvados de Jordi Évole, que multiplicó por tres la audiencia del primero. Pero si como espacio informativo no tiene ubicación, como programa de entretenimiento es sumamente aburrido. A mi, al menos, Risto me aburre, especialmente cuando se disfraza de intelectual.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario