Cultura

Palabras para el desencuentro

Escenarios, 55

55. PALABRASLos pasado sábado y domingo se ha presentado en el Teatro Principal de Zaragoza la obra de Agurtzane Intxaurraga, dirigida por ella misma y titulada ‘Palabras, tan solo palabras’. Se trata de un espectáculo que narra las emociones sucesivas que se dan en la vida de una pareja, desde la magia inicial del enamoramiento hasta la pasividad, el sufrimiento y la distancia que se imponen con el paso del tiempo. No se intentan dar soluciones ni respuestas; simplemente se expone una realidad mucho más frecuente de lo imaginado. Es una obra profunda, agitadora, incómoda y necesaria.

La protagonista femenina es una misma mujer en tres etapas de su vida, la juventud, la madurez y la vejez. La singularidad de la propuesta dramática consiste que esas tres etapas se desarrollan simultáneamente y están interpretadas por tres actrices distintas. Ane Pikaza es la más joven, Itziar Ituño, la mujer madura, y Klara Badiola, la de mayor edad. El protagonista masculino corre a cargo de Jabi Barandiaran. Aparece también en escena un niño, Antxon, el hijo de la pareja, que es representado por un muñeco porque a la directora le parecía terrible que ese personaje lo interpretase una persona de carne y hueso. Ella misma se encarga de ponerle voz, funcionando como una sombra enlutada y permanente del niño.

La estrategia argumental está bien montada porque la mujer de mayor edad, que ya ha vivido las anteriores etapas, reconoce a las otras dos, mientras que la de mediana edad solo consigue recordarse en la más joven. Esta última se siente en un principio confusa, aunque pronto empieza a darse cuenta de que las otras dos son ella misma al cabo de unos cuantos años.

55. PALABRAS 2El eje de la trama es la violencia verbal y el maltrato psicológico que de ella se deriva. Juegan en el argumento las relaciones familiares y la situación laboral de cada uno de los personajes, así como su interacción con el niño. El panorama emocional permite a los espectadores identificarse con la acción o identificar situaciones parecidas, dado lo recurrente del problema en la sociedad contemporánea.

Desde el punto de vista dramático, es un acierto notable ese desdoblamiento del personaje femenino en tres fases que van interactuando a un ritmo muy bien estudiado. En cuanto al hombre, realiza una interpretación soberbia, natural y espontánea, con las alternativas propias de un proceso de desafección guiado por los patrones del machismo en que ha sido educada gran parte de la población masculina de este país en épocas no tan lejanas.

La obra ha recibido varios premios, tanto a título individual de las actrices como de la directora. Cuenta con música original de Fran Lasuen, de gran eficacia y poderoso impacto acompañando la acción. La puesta en escena, la producción y la luminotecnia son realmente admirables.

En el programa de mano hay un recortable del cual sale un cuchillo, dejando una silueta doliente como resultado. Elocuente mensaje de denuncia.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario