Cultura

Auditorio de Zaragoza: entre dos temporadas

Consonancias, 74

El Auditorio de Zaragoza ha superado con nota la barrera psicológica de los 20 años, a la espera de que llegue la aún más emblemática de los 25, un cuarto de siglo funcionando a toda máquina, que los melómanos esperamos celebrar en su momento.

Auditorio Momento de transición este mes de febrero entre la Temporadas de otoño y la de primavera, que comienza el próximo día 16, lunes, con una formación de primera línea, la Orquesta Filarmónica Checa, dirigida por Jirí Belohlávek, su titular. Uno de los atractivos del programa es su inicio con la ‘Celibidachiana’ del maestro turolense Antón García Abril, para continuar luego con obras de Schumann y Richard Strauss.ç

Aún perduran los ecos del último concierto ofrecido por la Orquesta Sinfónica Goya el pasado 30 de enero, clausurando la Temporada de otoño.

Perduran porque tuvo protagonismo uno de los divos del piano, el croata Ivo Pogorelich (los serbios reclaman su patriedad, a la que renunció), siempre esperado y siempre imprevisible en el enfoque de su música. Porque este tipo genial hace su música, a la manera que él la entiende, distinta en cada situación, ‘creando’ siempre, sin que nunca le haya preocupado agradar a nadie, ni a críticos, ni a políticos, ni a programadores de conciertos. De ello guardan memoria los aficionados zaragozanos recordando una de sus anteriores actuaciones en las que interpretaba a Beethoven.

Fue impactante escucharle esta vez elaborando la partitura del ‘Segundo concierto para piano en fa menor’, de Chopin, con el atento acompañamiento de la orquesta que condujo admirablemente Juan Luis Martínez. La profundidad con la que interpretó el sensitivo Larghetto del segundo tiempo está fuera de toda dimensión. Fue la cumbre de la jornada en la que también tuvo relevancia Schubert, de quien se interpretó la obertura ‘El arpa mágica’ y la’ Misa nº 6 en mi bemol’.

Auditorio 2Entrando en lo que se acerca, hay que resaltar en marzo, martes día 3, la presencia de la Orquesta del Konzerthaus de Berlín, dirigida por Dimitrij Kitajenko, con Elizabeth Leonskaja al piano, otro plato fuerte del universo musical europeo, que interpretarán obras de Prokofiev y Rachmaninov.

También en marzo, el jueves 12, Eduardo López Banzo volverá a Haendel con Al Ayre Español, nuevamente un concierto de lujo de este zaragozano que ha marcado un hito memorable en lo que a música del barroco se refiere.

Y siguiendo con marzo, la Orquesta Sinfónica del Conservatorio Superior de Música de Aragón, dirigida por su titular, Juan Luis Martínez, reaparecerá el lunes 16 en el escenario de la sala Mozart enfrentándose a partituras del navarro Juan José Eslava, Penderecki y Schumann, con protagonismo del saxofón en la primera obra y de la viola en la segunda.

Para terminar el mes, el martes 24, la Camerata del Conservatorio Superior conjuntamente con el Cuarteto Quiroga estrenarán una obra del zamorano Diego Jiménez Tamame, antiguo alumno del CSMA, para seguir con obras de Palestrina, Mozart y Shostakovich.

Un panorama apasionante que tendrá en abril, mayo y junio una atractiva continuidad.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario