Crítica de cine: Spotlight

0
39
Citas 2020

spotlight

“Spotlight” es un ejercicio de contención narrativa rigurosa capaz de abstraerse del terrible tema sobre el que subyace la trama para centrarse en los hechos, asépticos e incuestionables, pero ajenos a cualquier tipo de pasión humana, esa que nos convierte en lo que realmente somos.

Y precisamente esa es la virtud y el defecto de esta interesante película de Thomas McCarthy. Se aleja de los juegos de efectos y de las habituales innovaciones técnicas y de encuadre que en ocasiones nos sorprenden y otras nos avasallan que tan de moda están hoy en día, para recuperar la esencia misma de la narración clásica, con una dirección que está, ya lo creo que está, pero que no se nota.

Así consigue que la película trate finalmente sobre el trabajo periodístico y no sobre los abusos sexuales de la iglesia, que es la principal tentación, sin duda, ofreciendo una oda a esta profesión tan de capa caída últimamente con el éxito de la cultura de lo libre y las obligaciones de vodevil al capital que paga la nómina, pero que ha sido, es y seguirá siendo el verdadero motor de los cambios sociales.

Pero de tanto querer alejarse del efectismo gratuito se le olvida dotar a la película de algo pasión y se queda fría, gusta, pero no apasiona como podría haber hecho con un toque de pimienta adicional, un indagar en la esencia misma del drama humano que es el sobrevivir al día a día en esta sociedad actual.

Los actores están a un gran nivel, como no podía ser de otra manera dado el elenco, destacando sobre todo Mark Ruffalo, uno de los mejores intérpretes del momento, y un Michael Keaton que siempre da la talla, independientemente del tipo de proyecto en el que se encuentre embarcado.

En definitiva, “Spotlight” es una película interesante, muy efectiva en su puesta en escena y eficiente en el estilo clásico de su narración, pero que adolece de ciertas dosis de capacidad para desarrollar temas que aparecen en la historia pero que se esfuman sin que el espectador llegue ni tan siquiera a saborearlos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here