Malerba. Vida a muerte en Sicilia

0
39

malerbaLa estremecedora historia de una venganza y una redención

  • Venganza y redención de un personaje real, protagonista en esta narración de la historia, que se desarrolla por vericuetos de agitada existencia que discurre balanceada sobre amenidad y tensión al filo de la navaja.

Malerba. Vida y muerte en Sicilia que nos cuenta Carmelo Sardo, subdirector de informativos de la cadena TG5 de la televisión italiana, cuando se sintió profesionalmente interesado en estos dramáticos temas de historias reales, cuya semejanza se repite por los años de los años en esa isla mágica y paralelamente subyugante que resulta ser la geografía siciliana.

Es la tradición veraz, triste y sangrienta, que tiene su inicio en la niñez de uno de esos grupos propios en los barrios de clase trabajadora; padres duros y educación demasiado primitiva, que sumada al medio social donde se desarrolla, lleva a uno de ellos a convertirse en jefe de grupo, que en una de sus correrías descubren enterrado en un descampado el depósito que contiene rico y tentador armamento junto a tres millones de liras. Suficiente para satisfacer ese mundo de los pobres muchachos llenos de deseos y sueños, que los irá alejando de su realidad y pobreza como hijos de trabajadores, padeciendo el acoso social del ambiente a lo que se suma la tentación de la delincuencia organizada que flota en geografía propia.

El tener armas será el sostén y punto de partida de nuestro protagonista para convertirse en un profesional insaciable y peligroso que ni él mismo había podido imaginar, cuando ante las sospechas del peligro, el padre se ve obligado a desterrarlo a la ciudad de Hamburgo.

Hamburgo, una ciudad deslumbrante y propicia para tentadoras aventuras y riesgos que empiezan a nutrir su diario de costumbres, hasta convertirse en un verdadero tahúr de cartas y dados marcados. Y utilizar la violencia mortal de las armas, con la que cumplir la promesa consigo mismo de una venganza familiar que marcaría el futuro de toda su perpetua existencia llegaría más tarde.

Allí, en Hamburgo, viviría tres años de fortuna, ganando mucho dinero en el juego, limpiando a infelices alemanes tocados por el amor propio de ganarle a las cartas. En esos años, su dolce vita no tuvo frenos: mujeres, sexo… Y pasiones desenfrenadas, también sentimentales, con una puta española, conocedora de todos los misterios del gozo y el delirio cuerpo a cuerpo. Placeres de locura que tuvo que interrumpirl ante la obligación de hacer el servicio militar en Italia, o de lo contrario cumplir condena por prófugo.

Una vez licenciado, regresa a Hamburgo. Sicilia ya es un mundo arcaico que lo ahoga, le resulta imposible soportarlo. Lo que sí, pese a todo, agradeció, fue lo aprendido en el ejército. Esa disciplina, obligado a formar su propia personalidad para desenvolverse con más autoridad en el mundo del juego, las drogas y el incansable gozo con mujeres de estampa, oficio y encantos propios.

Le va la marcha, pese al peligro que encierra, de manera que vive despreocupado, pero recordando a su familia (madre padre y abuelo, el de los buenos consejos, que ya se sabe como son las costumbres familiares en la Sicilia). Así, cuando de pronto, allá en su patria chica, verano en la plaza pública, sentados en un bar, su abuelo, tío y otros familiares son acribillados a balazos, quedando sus cuerpos como coladores para filtrar el agua de los espaguetis, se ve obligado a tomar con furia y tristeza cartas en el asunto: la venganza.

Todo un pulso suicida ya que al parecer ha sido asunto de Cosa Nostra, algo incompresible si se tiene en cuenta que su familia cercana vive de sus honrados trabajos…

Los hechos adquieren entonces, una puesta en escena que alcanza tal nivel que ni el aparato policial, y sus muchas implicaciones con la poderosa mafia de Cosa Nostra, puede permanecer impasible, como si no estuviese ocurriendo nada sangriento.

Estamos ante la estremecedora historia real de una venganza y una redención. La lucha transcurre entre la violencia familiar y la delincuencia organizada.

Excelente narración conseguida directamente a nuestro enorme y conmovedor protagonista Giuseppe Grassonelli, condenado a cadena perpetua, que consciente de su situación le va contando a Carmelo Sardo cómo fue detenido en 1992, juzgado por varios asesinatos y condenado a cadena perpetua. Ha sufrido veinte años en régimen de alta seguridad, pero últimamente sus condiciones han mejorado gracias a la buena conducta, consiguiendo la licenciatura en letras, premio a su constancia y coraje.

Narración directa cuyo contenido no admite disquisiciones ni entretenimientos al uso. Su estilo directo, como de cine, se respira.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here