Un detective no es otra cosa que un limpiador de cloacas

0
38
Citas 2020

Un detective no es otra cosa que un limpiador de cloacas, que se arrastra en medio de las inmundicia, inmundicias que nunca reciben la luz, de ahí el deber de conservarse pulcro, más que cualquier otro, y de cuidar de su salud.

detective. El mapa calcinado
Kobo Abe El mapa calcinado Traducción de Ryukichi Terao Eterna cadencia Editorial
  • Kobo Abe nació en Tokio, en 1924 y falleció en la misma ciudad en 1993.
  • Heredero de Junichiro Tanizaki, Ryunosuke Akutagawa y Osamu Dazai, es uno de los autores clásicos de la literatura japonesa del siglo XX.
  • Cursó Medicina en la antigua Universidad Imperial de Tokio pero nunca llegó a ejercer la profesión.

En su juventud, militó en el Partido Comunista Japonés, del cual fue expulsado por sus diferencias respecto de la libertad de creación y los derechos humanos en el entorno soviético.

Entre sus novelas, se encuentran La mujer de la arena (1962), El rostro ajeno (1964), ambas premiadas y llevadas al cine, Idéntico al ser humano (1967) y Encuentros secretos (1977), esta última publicada por Eterna Cadencia en 2014, junto a dos volúmenes de relatos: Los cuentos siniestros (2011) e Historia de las pulgas que viajaron a la Luna y otros relatos (2013).

Sumergido en la tensa y metódica escritura del poder narrativo de un gran maestro, el lector se encuentra ante todo el laberinto de secuencias sucesivas de esta historia cargada de enigma entre la realidad y la ficción. Y este posible lector se sentirá transportado y convertido en espectador de una maraña de líos, que lo llevará a posesionarse frente a la paciente enredadera de intereses y complicidades, en lo más absurdo del término, aplicado compromiso con el que ir descubriendo pistas y espacios sospechosos que puedan servir con astucia y paciencia.

La única arma para alimentar tan exigente lupa de un detective minucioso y explorador, dispuesto a despejar, descubrir, la guía conductora que pueda conseguir del oscuro laberinto envuelto en tinieblas sobre un marido desaparecido. Asunto misterioso y confuso para que haya sido contratado por la mujer de la persona que se ha esfumado.

“Solicitud de investigación” dirigida a la “Agencia de Detectives T” llega esta decisión firmada por esa dueña pidiendo que se investigue la desaparición de su esposo… Haru Nemuro será el sabueso responsable del caso que, desde el principio presenta un impreciso perfil extraño y confuso.

La forma de entrar en acción de nuestro detective es la cautela

Que caracteriza a su propia personalidad, al tener una visión realista de la sociedad japonesa y ese mundo asombroso de tan variopinta masa, siempre en movimiento, que representa la inmensa ciudad de Tokio, metrópoli desmesurada en una geografía masificada donde pueden desaparecer ochenta mil personas al año, a lo que se suma la sospecha de que la propia señora que ha contratado al detective, da la sensación de no estar verdaderamente inquieta y preocupada por su perdido hombre.

La base y elementos constan simplemente de “avanzar sólo con una foto y una caja de fósforos es como pretender hallar una casa en una ciudad sin ningún tipo de numeración para las viviendas”.

Sin embargo, el lector avisado, rápidamente, cuando aparece esa caja de cerillas con diferentes colores de los fósforos, de esas que regalan en ciertos bares de ligue y destape, seguro que se tomará como pista preliminar que trajina con futuro.

Pero este extraordinario relato con identidad de obra maestra ofrece mucho más si se descorre la cortina, el trasfondo, que le permite a Kobo Abe retratarnos la enorme ciudad de Tokio y su devoradora dinámica, lo verdadero y lo falso, la corrupción de esa inmensa trama social con sus pros y contras.

Toda una incursión con lentitud oriental por los vericuetos de lo humano y lo contrario.

La identidad, la alienación del yo, el pánico, la locura, la desolación, la perversión, la sexualidad”, discurren dentro de una narración refinada propia de auténtico maestro de la literatura sin fronteras, comprometido con sus lectores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here