España, un país de cantamañanas

1
34
micrófono cantamañanas
Foto: Pixabay

Se denomina coloquialmente cantamañanas a quienes se comprometen a hacer cosas que son incapaces de realizar…

  • Revelan ciertos atributos específicos como mostrarse fantasiosos, informales e indignos de crédito. En mi pueblo, además, les adosan un carácter de artificial osadía, farruco, matón.
  • Nuestras villas e Instituciones rebosan de esta fauna humana tan infravalorada respecto a su contaminación social.

Los cantamañanas son individuos poco productivos, malsanos, a la hora de confluir esfuerzos

Su informalidad rompe cualquier atisbo unificador, potencialmente meritorio. Es probable que alguien, cercano o comprensivo, vea en mis reflexiones una intención vejatoria o un insulto incómodo, nada cercanos a mi proceder. Me viene a la memoria, en parecidos términos, la anécdota que le ocurrió a Valle Inclán con una autoridad pública. Cuando el autor visitaba una comisaría (lugar de cita frecuente), definió al comisario asignándole un epíteto que afirmaba la duda sobre su capacidad intelectual. El funcionario le espetó: “oiga, sin insultar”, a lo que el libertino escritor respondió: “no es un insulto, es una definición”. Pues eso.

El primer, rumboso y multitudinario cantamañanas es el ciudadano

Tenemos sobrados motivos para aflorar sentimientos de aversión a cualquier sigla sin salvedad.

¿Debemos reconocer elementos positivos, no obstante, en algunos momentos de su oficio político? Sin duda, pese a que los últimos años se ven muy ensombrecidos debido a ineptitudes, falta de visión nacional y corrupción generalizada. Es, pues, justo que haya un desapego total. Las quejas se multiplican por doquier, siendo corriente oír conversaciones poco misericordes para el conjunto de políticos sin excepción. Escuchar estrictos propósitos de abstenerse viene a ser el pan nuestro de cada día. Luego, se vota con la nariz tapada. ¿Hay mayor prueba de informalidad? Calla o cumple.

Queda así constatado que somos una nación de cantamañanas. A tenor de las barbaridades que se airean sobre esa casta privilegiada (para a renglón seguido constreñir la ira), lo somos en sus más amplias acepciones, incluyendo ese tinte tabernario de mis paisanos.

Advierto, asimismo, que mis críticas siempre apuntan al político, jamás a la dualidad sustantiva objeto de su fundamento y que -pese a la vulgar amalgama- son diferentes cuando se someten a sentencia moral.

Rajoy, contra lo dicho por diferentes voceros, mengua respecto a los compromisos adquiridos, bien debido a previas limitaciones bien debido a onerosas coyunturas externas

Enumerar incumplimientos de todo tipo (no solo económicos) sería largo. Menos tiempo nos llevaría citar lo concluido. Desde mi punto de vista, y en verdad, ninguna propuesta ni compromiso puede registrar su haber. Atesora una estrategia de inacción, de desgaste. Cuando es urgente formar gobierno, promueve las reuniones demasiado tarde. Parece vislumbrar otras prioridades previas, excusando la claque su inercia estática con esa salida talismán de jugar acertadamente los tiempos. Muestra incapacidad e inconsistencia políticas. Rajoy es un cantamañanas.

Mientras España está cansada, exhausta, Pedro Sánchez -irresponsable- rebaña una semana de vacaciones

Dicha actitud se ha de valorar más como síntoma que como necesidad. Al socialista parece importarle un bledo este escenario caótico, lamentable, donde demasiada gente malvive rodeada de privilegiados con excesivos fueros, deudores, inmunes e impunes.

El PSOE se desgañita venteando un siglo de existencia, una labor impecable en pro del individuo huérfano de fortuna, un partido con pedigrí social, luchador y solidario. Obras son amores y, desde Zapatero aquí, han sustituido la acción por fraudulentos eslóganes tan vacíos como muchos de sus líderes.

Ambiciones personales, a lo sumo partidarias (que termino por descartar), con la colaboración inestimable de otras siglas, están pergeñando una parálisis gubernativa de consecuencias graves, incalculables.

Es la segunda vez que destapan una indigencia política aterradora. Siguen empeñados en despeñar su partido por el precipicio de la incomprensión. Saben, peor si lo ignoran, que Sánchez no puede presidir el ejecutivo sin consecuencias letales. Rozando el suicidio colectivo, siguen empeñados en ello. Sánchez y su legión adyacente conforman un grupo especial de cantamañanas.

Albert Rivera, antes, en y después de la campaña electoral, dio señales claras de soberbia innecesaria ni como táctica

Su talante, al menos, parecía el de un cantamañanas más. Ha manifestado errores tangibles, no sabemos si debidos a alegrías inoportunas o ligerezas de ardor juvenil. Me ha sorprendido negativamente mi político de cabecera, el mejor valorado, mi favorito. Si me defrauda a mí, qué no ocurrirá con sus votantes. Mal, muy mal. De él se esperaba algo importante, decente. Cuidado con el fiasco. No se debe ser más papista que el papa. Verdad que hay mucho por retocar, pero con sensatez y humildad; sin enmiendas inflexibles.

Pablo Iglesias instaura la personificación del cantamañanas conceptual

Quimérico, novelero, farsante, farruco, junto a otros atributos perniciosos, conforman un personaje que malcubre su entraña doctrinal emanada inconscientemente. Autócrata de vocación, compensa todos los vicios antidemocráticos, totalitarios, con una capacidad histriónica sin igual y con un excelente don comunicador. Tanto que es capaz de seducir con buñuelos de viento a cinco millones de españoles, no todos necios. ¿Para qué extenderme más? Él es Podemos y viceversa. A ver quién le contraviene.

Y el Estado español…

Los poderes legislativo, ejecutivo y judicial son incapaces, pese a sustanciosas sentencias, de poner coto al antojo absurdo e ilegal de los políticos (digo bien, políticos) catalanes. El Estado español, vertebrado democráticamente en sus tres poderes, hasta ahora también es un cantamañanas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here