Cultura

S.O.S mundial, los refugiados

Basta estar un poco al día de las noticias para conocer de la existencia de los refugiados. A pesar de que se trate de un tema de actualidad, por desgracia, refugiados ha habido siempre y habrá. Hoy en día le está tocando a Afganistán, pero, no hace muchos años atrás fuimos los españoles los que tuvimos que abandonar nuestro país.

Además de para mantenernos al día de las noticias, los medios de comunicación también sirven para sensibilizar a la población de las penurias que tiene que pasar un refugiado. Conocer todo lo que les pasa a estas personas es fundamental para tratar de ayudarles. Organizaciones como ACNUR trabajan sin descanso en estas labores humanitarias, como en los campos de refugiados, que necesitan más ayuda que nunca.

S.O.S mundial, los refugiados
S.O.S mundial, los refugiados

¿Qué es un refugiado?

Imagínate que un día te encuentras en tu casa, tranquilamente con tu familia y de repente estalla un conflicto en tu país del que tienes que huir para poder poner a salvo tu vida. Un refugiado es una persona que busca asilo en un país extranjero debido a ese conflicto que ha estallado.

Los refugiados son personas como tú o como yo, personas que tienen sus preocupaciones, sus amigos y su familia, personas que son ajenas a los conflictos y a los intereses que se suceden en su país y que no son culpables de nada. Nadie elige ser refugiado, en la gran mayoría de los casos esta pobre gente no tiene opción.

Para entender mejor el pesar por el que tiene que pasar un refugiado hay que tratar de ponerse en su situación. La vida cambia de un día para otro, un día te encuentras charlando con tus amigos cómodamente y al día siguiente estás buscando asilo en un país extranjero, del que no conoces ni sus costumbres ni su idioma.

¿Qué dificultades atraviesa un refugiado?

No importa de donde vengas ni a donde vayas, todos los refugiados experimentan el mismo tipo de problema independientemente de la región en donde se encuentren. El primer problema con el que tiene que lidiar un refugiado es con el idioma. De la noche a la mañana te encuentras en un país en donde nadie te entiende y tienes que hacer frente a un idioma completamente desconocido.

El desconocimiento del idioma supone una fuerte barrera a la hora de conseguir cosas tan sencillas como un pedazo de pan que poderse llevar a la boca. El problema es mayúsculo ante situaciones más complejas como puede ser conseguir un trabajo o la integración social. Por mucho que valga profesionalmente un refugiado y muy bien preparado que esté, el problema de encontrar trabajo va a ser bastante duro.

Recuerda que cualquiera puede convertirse en un refugiado. Estamos hablando de médicos, de maestros, de personas que pueden tener más formación académica que nosotros y estar mejor preparados. Simplemente, por circunstancias ajenas a ellos, les ha tocado abandonar su país y ahora les toca enfrentarse a una realidad completamente distinta a la que les ha tocado.

La barrera del idioma no es el único problema

Por desgracia, la barrera del idioma no es el único problema al que tienen que enfrentarse los refugiados. A pesar de que vivimos en un mundo cada vez más globalizado, la xenofobia y el racismo siguen estando presentes en una gran mayoría de países.

El racismo jamás tiene justificación y, desde luego, la única forma por la cual se puede entender es por la ignorancia. El miedo a lo desconocido, a tratar con unas personas que vienen de un lugar más lejano del que bastante poco se conoce. Por este motivo conocerlas resulta tan importante, para acabar con ese miedo, esa inseguridad y descubrir que son personas como nosotros que están teniendo que hacer frente a un problema gravísimo ante el que buscan la mejor solución posible.

La integración es fundamental

A pesar de que desde aquí poco podemos hacer para revertir la situación que atraviesa su país, sí que podemos hacer que éstos consigan integrarse mejor. La ayuda humanitaria es fundamental y labores como las que lleva a cabo ACNUR son cruciales para tratar algunos aspectos como el acceso a la educación y la ayuda psicológica a estas personas.

Está claro que no se encuentran aquí por gusto y que su mera presencia es más un problema para ellos que para nosotros mismos. Colaborar con estas personas ayudará a que puedan llevar una vida más fácil y lograr que pronto olviden el conflicto de su país. No te olvides que ellos han dejado atrás a amigos y a parte de su familia, que no han tenido opción de elegir, que están peleando por su vida como cualquiera lo haría por la suya.

La ayuda a los refugiados va mucho más allá de una aportación mensual. A través de estas aportaciones mensuales se consigue que organizaciones sin ánimo de lucro como ACNUR puedan brindar los servicios necesarios a estos refugiados, sin embargo, es en nuestra actitud de día a día con ellos con la que podemos colaborar a que su integración sea una realidad.

Algún día, el refugiado puedes ser tú

Nadie está libre de convertirse en refugiado. El mundo cambia a cada paso. De la misma forma que hace unos años nos resultaba inimaginable tener que estar confinados en casa durante varios meses sin salir, tal vez el día de mañana estalle un conflicto en España y nosotros seamos los refugiados.

Se trata de dar lo que uno esperaría recibir. A nadie le gustaría irse a un país vecino huyendo de los horrores de la guerra y encontrarse con un rechazo sin igual. No sería justo. Todos los seres humanos de este mundo tienen derecho a vivir en paz con y junto con lo que les rodea. Ahora tienes la oportunidad de hacer de este mundo algo mejor.

Un simple gesto que no cuesta nada en absoluto puede ayudar y alegrar el día a una persona. Por desgracia, nunca ha sido tan sencillo mejorar la vida de una persona. Ten presente todo esto, ya que algún día el refugiado puedes ser tú.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario