Cultura

4 consejos para cambiar de carrera en este 2022

Si estás pensando en cambiar de carrera y entrar en la tecnología (o en un nuevo papel dentro de la tecnología), ahora es un buen momento para hacerlo.

Los dos últimos años han revolucionado el panorama económico. El aumento del trabajo a distancia es híbrido, junto con un mayor compromiso de las empresas con la Diversidad, la Equidad y la Inclusión han reducido las barreras innecesarias de acceso a muchas trayectorias profesionales. 

4 consejos para cambiar de carrera en este 2022

4 consejos para cambiar de carrera en este 2022

En otras palabras, el mercado laboral actual es bastante prometedor para quienes buscan trabajo. No solo es más fácil lanzar tu nueva carrera sin importar dónde vivas, sino que es probable que tengas más ofertas de trabajo para examinar que hace unos años. Y, además, puede que esté en mejor posición para negociar más dinero.

Pero no se trata solo del dinero. También es una oportunidad para encontrar algo que te apasione, algo que tenga sentido.

Pero, antes de empezar a solicitar puestos de trabajo, hay algunos pasos que puedes dar para estructurarte y ayudarte a diferenciarte de la competencia.

1. Limita tu enfoque

Como explicamos en nuestro desglose de la carrera tecnológica, el primer paso para cambiar de carrera (o empezar una nueva) es encontrar el puesto adecuado. 

En esta etapa, es probable que te encuentres leyendo artículos como ¿Qué hace un desarrollador de juegos? y ¿Cuánto ganan los analistas de datos? Mientras intentas averiguar cuál es el mejor camino para ti.

A continuación, pasarás a la creación de habilidades: te sumergirás en varios lenguajes de programación, bibliotecas, marcos de trabajo y buscarás el mejor curso de programación para trabajar como desarrollador y los pondrás todos juntos para crear proyectos y carteras.

En este paso, querrás ser selectivo con los lenguajes que aprendes y los proyectos que construyes. 

2. Encuentra un mentor

Donde quiera que estés en tu carrera, siempre ayuda tener un recurso al que puedas recurrir cuando tengas preguntas o necesitas orientación, ya sea que necesites una orientación general o comentarios sobre una carta de presentación. Ahí es donde entran los mentores.

Lo ideal es que tu mentor sea alguien cuya trayectoria profesional sea similar a la que tienes en mente (pero eso no es esencial si tiene una perspectiva que tú valoras). 

Debe ser alguien que pueda decirte cuándo necesitas repasar un lenguaje de codificación específico, darte consejos sobre cómo presentar tu trabajo o incluso sugerir empresas o funciones que quizá no hayas considerado.

Digamos que acabas de crear tu primera aplicación web y quieres ver cómo se sostiene tu código a los ojos de un profesional. 

Tu mentor no solo podría ayudarte a evaluar tu trabajo, sino que también podría compartir consejos sobre mejoras y optimizaciones que deberías incluir antes de presentarlo en tu portafolio.

Pero, ¿cómo encontrar uno?

Empieza por pensar en las personas con las que ya estás conectado. Si conoces personalmente a algún desarrollador o profesional de la informática, acércate a él y comprueba si estaría dispuesto a charlar sobre algunos temas que tengas sobre tu trayectoria profesional. 

3. Haz networking

¡Lo que realmente importa es a quién conoces! La CNBC informa de que hasta el 80% de los puestos de trabajo se cubren a través de conexiones personales y profesionales. 

Eso no significa que tus habilidades no sean relevantes o que debas inundar los DMs de LinkedIn de Elon Musk hasta que consigas un trabajo de ciencia de datos en Tesla, pero es una buena idea empezar a codearse (metafóricamente, por supuesto).

Incluso si no estás preparado para empezar a establecer contactos cara a cara, puedes conocer y conectar con otros desarrolladores en comunidades online apúntate a un hackathon local. Los hackatones son un gran lugar para conocer a otros devs, mostrar tus proyectos y encontrar inspiración.

4. Desarrollar una marca personal

Esto puede parecer desalentador, pero escúchanos.

Al entrevistar a los candidatos, los reclutadores y los gerentes de contratación buscan algo más que un conjunto de habilidades. Buscan una incorporación valiosa a su equipo, alguien que apoye y refuerce la cultura de la empresa.

El desarrollo de una marca personal le permite dar a los posibles empleadores una idea de su personalidad. Además, a medida que los demás conozcan tu marca y se relacionen con ella, ganarás credibilidad y visibilidad, lo que puede dar lugar a más oportunidades profesionales.

Entonces, ¿qué queremos decir con “marca”? En realidad, se reduce a tener alguna presencia en línea a la que puedas dirigirte a posibles empleadores. En el momento en que empieces a solicitar puestos de trabajo, deberías tener (como mínimo) un LinkedIn y un sitio web personal o un portafolio para mostrar tu trabajo. Con ellos, ya tendrás una base sólida para tu marca personal, pero para ampliarla, también podrías compartir tus proyectos en GitHub y Stack Overflow.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario