Cultura

A la deriva

En el imaginario popular es raro que se conjuguen la imagen de un economista y un poeta en el mismo espacio. Son imágenes disímiles que, por alguna extraña razón, me han rodeado desde hace varios años. Revisando algunos documentos encontré este poema, que no es del todo nuevo pero tampoco es antiguo:
A la deriva

Quedé flotando a la deriva
De un mar de aire,
Quizá de un amor no resuelto
O una pasión anodina e inalterable.

Tocaste mis suspiros
Con tu tiempo
Para configurar la historia
Que nos sometió
Al deber de acudirnos
Durante los días de plata
En los que nuestro dios exhala furioso
Y derrota al que rey se proclama.

Habías dicho que era
Una invitación del infierno,
Pero en sus abismos no se acumula
El viento de tu pecho
O la carne de nuestro tacto.

Sitúo lo que soy en un vaivén imposible
Desde el cual escucho un silbido
Que manda lejos a los sollozos que no me atreví a lanzar.

Me quedo con la calidez de un aliento,
El vaho de nuestro tiempo
Y la bruma en el horizonte de mi deriva.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario