Cultura

Sobrevivir a un gran amor, seis veces. Memorias. Luis Racionero. 2009. RBA.

                                                     

             Regresa Luis Racionero con una obra magnífica, políticamente incorrecta, culturalmente riquísima (no podía esperarse de otra manera en el autor), plagada de humor, historia y estilo propio e inconfundible. El nivel intelectual del que fuera director de la Biblioteca Nacional, su extensísima cultura, su vida de numerosas y sabrosas anécdotas hacían previsible un resultado como el que ha llegado a las librerías. Hay que rendirse una vez más al escritor.

            El libro es Luis Racionero en estado puro, sin telones de ficción ni estructuras novelescas. Por ello mismo es aún más placentero y fluye com el río, haciendo que las palabras encuentren su curso con la misma naturalidad, y que su sonido refresque y active las neuronas al mismo tiempo que la calma (si es una paradoja soluble). “…este libro quiere ser un manual para descolocados, una ayuda para que algunos hombres de buena voluntad, y mucha paciencia, se resitúen con respecto a la mujer”, afirma en la página 15. Nada menos. Él mismo es consciente de que muchas de sus afirmaciones serán muy polémicas “me voy a permitir introducir una noción que hará saltar chispas, rechinar los dientes y sacar el paso de la Macarena”, casi todas ellas relacionadas con su opinión sobre las mujeres, muy poco en línea con estos tiempos de miembras. Incluso , hacia el final de la obra, llega a reconocer una fase misógina en su vida. Pero no son las únicas opiniones difíciles de digerir para esta época de pacatos y mentecatos. También en los comienzos de la obra (pagina 34) nos dice que “Los griegos, desde Parménides, cometieron el error de postular que la realidad es racional. No lo es. Toda la física del siglo xx está demostrando que el mundo, la materia, los átomos, la energía, no se comporta de modo reacional”. Y un poco más adelante lo dice con más humor: “El cerebro está organizado con una complejidad muy superior a la información con que tratamos de entenderlo. Lineal es 2+3+7=12 o sujeto-verbo-predicado; con eso se escribe, se filosofa, se construyen coches y se toma un tren con puntualidad, pero no se entiende el mundo”.

            El ensayo, las memorias, que de todo tiene un poco, está dividido en dos grandes bloques: la teoría sobre las relaciones con las mujeres y las fases en las mismas (que cifra en cinco: la seducción, la culpabilización, el rey de la casa, el desgaste y la separación); y en segundo lugar la práctica, es decir, esa parte de su biografía con detalles de sus seis principales relaciones y algunos otros encuentros y desencuentros. Y entre todo ello sus divinos comentarios, sus experiencias con otros grandes de la cultura nacional e internacional, como el entrañable recuerdo sobre el ya tristemente desaparecido Terenci Moix.

            El autor reconoce la superioridad de las mujeres, como la del agua sobre el fuego, pero se confiesa incapaz de entenderlas y de “obedecerlas” para conseguir el buen funcionamiento de la vida en común. Las ve como las que realmente rompen, seducen y mandan… y al hombre sólo le queda la impresión de que es él quien toma la iniciativa, algo de lo que también ellas harán uso.

            De todas formas, y se comparta con él su opinión o no, el libro es un puro disfrute, una rica fuente de anécdotas de los sesenta, los setenta, los ochenta y algo de los noventa, una encrucijada de gentes de interés… y un alegato, confesión o testamento vital escrito con la inteligencia, soltura, y habilidad de un hombre irrepetible.

            No apto para mujeres en pie de guerra.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario