Al parecer… “el cadáver sigue sobre la mesa”

0
42

 

            Que España es algo así como “un cadáver económico”, es algo que ya ven los que de verdad profundizan en la perdida economía de una antes rica y boyante España. Y pese a lo que nos dicen los que gobiernan y los medios de comunicación que “les siguen la cuerda”; la realidad es otra muy diferente y hay que ir a otras lecturas y a lo que dicen técnicos que no se muerden ni la lengua ni cierran el ordenador y hablan con conocimiento de causa.

 

            Lo primero que había que haber señalado con toda contundencia, es que “ese pacto que han firmado para entregar el muerto a la Canciller alemana es algo sin consistencia ninguna” y por tres causas muy sencillas; lo firma un gobierno al que repudia ya casi un noventa por ciento de los electores; igualmente lo firma un ente que dice representar a los empresarios y que sólo representa a sus intereses más copulativos (de cúpula) y lo mismo ocurre con unos sindicatos, se dicen que obreros, pero que tampoco representan a otra cosa que a sus clases especiales o copulativas; o sea un circo y foto para el exterior y para tontos de remate, pues la realidad de España es muy otra a la que dicen “las fotos, o la foto que tanto ansía siempre el nefasto y devastador Zapatero”.

 

Julio Anguita, que es uno de los pocos políticos honrados y consecuentes con sus ideas; en estos días y en una de tantas declaraciones que la prensa “más leída, silencia”; les ha dado un repaso, a este sistema político, que en nada tiene que envidiar al que instauró Franco, en lo relativo al control de la política, el trabajador y la empresa; pueden leerlo aquí: http://diariorc.com/miercoles-dos-columnas/51/2209.html

 ¿Qué es lo que ocurre o se piensa que de verdad va a ocurrir? Veamos.

            He empleado la palabra cadáver y la otra de mesa; puesto que metafóricamente, la cadavérica economía nacional, está en ese estado en que los verdaderos “forenses económicos”, son los que tienen que actuar y ni en el gobierno, ni en sus “apéndices asociados” y mantenidos con el dinero de nuestros impuestos; hay forenses de tal categoría, puesto que nadie se hace el harakiri en los tiempos que corren y más o menos todos piensan aquello que después de mi el diluvio”. Y ese hipotético diluvio llegará antes o después, si no se hace la autopsia económica y en profundidad suficiente, para llegar a los motivos que “mataron a España” y procurar que nazca otra nueva, de los pocos restos útiles que puedan quedar aprovechables. 

            Y esa autopsia o disección minuciosa para extirpar todo lo podrido y ya insostenible que hay, ni ha empezado siquiera. Basta señalar, el nuevo “ataque” perpetrado por el hoy representante de la posiblemente más endeudadas de todas las “autonosuyas” (se dice autonomías, pero eso ya no se lo cree nadie) y cual es Cataluña, que ha llegado a casi no tener ni para pagar las cuantiosísimas nóminas que tiene contraídas, con una enorme cuerpo funcionarial y “enchufarial”; que acumulado durante estos 35 años de desastres (dicen que democráticos: otra mentira más) hace que el ganador de ese otro “cadáver económico” y haciendo honor a su apellido (Mas) venga de inmediato no a pedir, sino a exigir al otro “cadáver político” (el devastador Zapatero) que le facilite dinero suficiente o la forma de conseguirlo; puesto que de limpiar Cataluña de parásitos, eso ni se le ocurre a ningún (dicen que político) catalán; posiblemente por que lo corren a palos los damnificados que son legiones y por tanto peligrosas de dominar. Pero no es una excepción, es que así o similarmente, se encuentra el ya mentado “cadáver nacional”.

            Con este nuevo “soborno político” (puesto que el devastador Zapatero compra una vez más los votos que necesita para aguantar encerrado en la Moncloa) se agrava aún más, la ya gravísima situación económica nacional (si es que ya y a estas alturas podemos considerar a España como una única nacionalidad) y ello lo ha denotado ya la valorización de la deuda pública, que vuelve a tambalearse en los mercados.

            ¿Qué van a decir ahora la canciller alemana y el presidente francés? ¿Vendrán de nuevo a Madrid alguno de ellos, para “darle unos azotes” al zote que tenemos como plaga, pero que sigue haciendo lo que le viene en gana y caiga quién caiga, puesto que él sabe que ya va a cobrar de por vida ni lo que soñó, cuando se agazapó en la política?

            No me extiendo más; puesto que otros mucho más documentados lo hacen y ello no sirve para nada; pero si quieren irritarse aún más, preparen tila concentrada y lean:

http://www.cotizalia.com/disparate-economico/2011/20110207-4864.html y esperen sentados que esto va para largo… “el cadáver hispano sigue muerto”.

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen.ciudad.org (allí más)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here