Transformaciones afectivas en la sociedad contemporánea

1
246

Estoy en la calle, como siempre, observando el vaivén de la vida.

Hoy me he levantado temprano para ver el amanecer y sentir esa especie de alegría melancólica que tanto me gusta.

Mientras estoy sentado en un banco disfrutando de la belleza de un día corriente, un chico y una chica se sientan en el banco de al lado; Parece que todavía no han comenzado a experimentar con la resaca, se les ve contentos, desaliñados, un tanto salvajes. Se abrazan y se besan apasionadamente sin ninguna vergüenza. Entonces, recuerdo cuando mi abuelo me explicaba que estaba mal visto besarse por la calle, abrazarse; Lo único moralmente permitido para expresar el afecto en público a tu pareja era agarrarse de la mano. Esto, contando que no fueras homosexual, en ese caso, mejor que no miraras a otro hombre o mujer, ya que corrías el peligro de ir directamente a la “trena”.

Mientras el sol acaricia mi cara, me doy cuenta de cuánto ha cambiado la manera en que expresamos nuestro afecto desde aquel  concepto católico de amor que estaba instaurado en la sociedad el pasado siglo.

Podríamos decir que la sociedad ha vivido una liberación en cuanto a todos los tabús instaurados anteriormente, y podríamos decir, a su vez, que la base de ese cambio fue un largo proceso desde que el ser humano comenzó a cuestionarse la presencia de una divinidad; Debido, en gran parte, al progreso de la ciencia.

El punto clave, en ese proceso de liberación, merece ser situado en la sociedad americana. Sí. Esa que tantas veces critico. Pero como considero que algo, en sí mismo, necesita de muchas perspectivas para ser visto completamente, enfocaré este artículo desde un punto de vista diferente.

 

Hay que reconocer que la  cultura “underground” estadounidense tiene algo muy atractivo. Ese punto, para mí, es la libertad.

Uno de mis movimientos culturales favoritos es la generación beat. Un puñado de escritores muy talentosos a los que se les ocurrió  mezclar ideas orientales, filosofía existencialista y drogas psicotrópicas. El cocktail fue explosivo. Generó una de las bases del movimiento que cambiaría definitivamente la perspectiva de la sociedad ante sí misma. El movimiento hippie.

Aquellos muchachos que se reunían para protestar contra la guerra, y proclamar la libertad, la paz y el amor; fueron la consecuencia de rebosar la jarra con demasiada represión; En el movimiento se contenía la necesidad del ser humano para conocerse a sí mismo, de la mujer para mostrarse como es, de la libertad de elección.

Una de sus ideas fundamentales hablaba acerca de que los individuos que conforman una relación afectiva, debían ser los únicos responsables de la misma. También defendían que el concepto institucional del matrimonio debía ser abolido y proclamaban la libertad sexual de la mujer.

A pesar de ser un movimiento anticonsumista, pronto fue absorbido por él, dejo de estar de moda. Pero ciertas ideas poderosas comenzaron a extenderse por otros países, todas esas ideas revolucionarias acerca del amor, de la sexualidad, de la amistad se extendieron; Engendrando así nuevos conceptos como el de relación abierta. El individuo comenzó a conocerse a sí mismo. El mundo empezaba a conocer el significado de la palabra libertad.

Centrándonos en las variaciones producidas en el concepto del amor y su expresión, me gustaría analizar, a continuación, algunas de las parcelas de nuestra vida sentimental:

Amistad.

El concepto general de amistad ha pasado a uno de los primeros planos en la vida afectiva de los jóvenes, relegando a un segundo plano otras parcelas como la familia o incluso la pareja.

Debido a que todavía existen ciertos temas de los que no está bien considerado hablar con tu pareja o con tu familia, es en el grupo de amigos donde nos mostramos más como somos en realidad. Sin miedo al desagrado. Son tus amigos los que te suelen aceptar tal como eres sin condicionamientos. La amistad se elige libremente,  precisamente por esto, para desahogarte de los demás roles que desempeñamos en los otros aspectos de nuestra vida personal.

Principalmente, es en la adolescencia donde se necesita más de ese grupo de amigos. En esos momentos que comienzas a experimentar contigo mismo, con tus deseos, con tus necesidades. Esto es debido a que, todavía, no está bien considerado, para la mayoría de los padres, que sus hijos les hablen acerca del deseo que tienen de experimentar con las drogas o con la sexualidad; Por lo tanto, los jóvenes suelen acudir a sus amigos para recopilar información sobre dichos temas.

Esperemos que la sociedad evolucione también en ese aspecto y nos demos cuenta, de una vez por todas, que la educación nunca puede salir de la imposición. Recordaré, aunque no haga falta, que es éste, precisamente, el motivo de la ruptura con todos los dogmas impuestos con anterioridad.

Como en este artículo me quiero centrar en analizar la transformación de las relaciones interpersonales en la sociedad contemporánea española, debería citar la liberación sexual como punto de inflexión en la misma.

Debido a que la sociedad, en su mayoría, ha ido aceptando que cada individuo puede expresar su sexualidad como él decida y con quién, se han ido generando nuevos tipos de relaciones afectivas que comienzan desde la amistad.

Hoy en día, nos hemos abierto más a conocer a la otra persona y lo que ésta nos pueda aportar, y se han ido eliminando prejuicios anteriores con respecto a la orientación sexual de la misma. Aún así, y aunque sea muy correcto, ante la sociedad, decir que el sentimiento afectivo que conlleva una relación de amistad es igual para con todos los individuos, estaremos limitando nuestra perspectiva sobre la misma si obviamos que los deseos sexuales intrínsecos a nuestra naturaleza nunca intervienen en una relación entre individuos. Pero, bien es cierto que algunos individuos evolucionados han logrado controlar sus deseos sexuales, y han conseguido tener relaciones de amistad con personas hacia las que se puedan sentir atraídos, las cuales, aparentemente, no están basadas en la sexualidad.

Por otra parte, debo añadir que resultan inevitables  ciertos momentos,  en los cuales, y debido a las circunstancias, se manifiestan esos deseos, así como un aumento en la atracción sentimental; Si así sucede, y esos deseos son correspondidos, la relación de amistad evolucionará a una segunda fase. En el caso de que no sean correspondidos, puede dar lugar a que la relación de amistad se rompa.

Esa segunda fase en una relación de amistad, entre dos personas que se puedan sentir atraídas, siempre ha sido el desencadenante de una relación de pareja. Pero debido a que, antiguamente, estaba mal visto y oculto, principalmente en el caso de la mujer, tener más de un encuentro sentimental o sexual a lo largo de la vida; Su liberación, en el poder de elección, ha dado lugar a que surja un nuevo concepto de amistad en el que los individuos pueden tener encuentros sexuales sin el compromiso de una relación de pareja. De que el encuentro sea satisfactorio o no, dependerá el paso a una Tercera fase, la cual, podríamos definir en el siguiente apartado.

Pareja

Partiendo del punto anterior en el que dos individuos han tenido algún encuentro sexual y este ha resultado satisfactorio, los individuos tendrán la intención de verse más a menudo y definir su relación con respecto al deseo que tengan de conocer a otras personas o no.

Debido a que, todavía, confluyen innumerables perspectivas sobre el concepto de amor y pareja, el punto anterior puede resultar extremadamente complejo. Principalmente, si no son capaces de hablar con naturalidad sobre lo que quieren.

Aquí nos encontramos con uno de los problemas que enfrentan las relaciones de pareja hoy en día. Son tantas las posibilidades, las opciones, que no se está seguro realmente de lo que se busca. Primero, porque formamos un ideal de pareja, en nuestra mente, prácticamente imposible de alcanzar. Segundo, porque cada persona es muy diferente, aportándote, a su vez, otras inquietudes, maneras de ver la vida y opiniones. Tercero, porque tenemos un gran miedo al compromiso y a dar el paso a tener una familia; ya que supondría dejar atrás esa etapa adolescente en que vivimos sin preocupaciones ni responsabilidades.

En el caso de que los individuos que conforman la pareja sean capaces de llegar a un acuerdo y que acepten las responsabilidades de ese acuerdo, si es que las tiene; los individuos, con el paso del tiempo, irán evolucionando hacia la formalización de esa pareja.

Con respecto al concepto institucional del matrimonio para toda la vida, podemos decir que se ha quedado obsoleto. Las parejas de hoy, tienen derecho a separarse si la relación no funciona o a tener hijos fuera del matrimonio sin que sean juzgados de anti moralistas por la mayoría de la sociedad. Además, las parejas homosexuales son libres de formalizar esa unión, de una manera institucional, si así lo desean.

Debido a que todos los prejuicios, con respecto a la pareja, van siendo desestimados en pro de la elección más beneficiosa; Se han originado nuevos conceptos de familia, los cuales desarrollaré en el siguiente punto.

 

Familia

 Si hablamos de las diferencias con respecto al concepto católico de familia, tendríamos que diferenciar dos grupos principales.

1. Parejas entre individuos heterosexuales:

Como he citado anteriormente, la libertad para poder romper el compromiso con tu compañero/a si esa relación no funciona, ha sido la base fundamental a la hora de generar nuevos conceptos de familia heterosexual. En este caso, si esa pareja ha tenido hijos, se suele elegir uno de los miembros de la pareja como principal responsable de la tutela de los mismos. Si ese miembro, a su vez, elige otro individuo para formar una pareja, daría lugar a un nuevo concepto en el que habría, al menos, tres figuras principales como cabeza de familia. Y podríamos hablar sobre los innumerables inconvenientes de no saber manejar este tipo de situación desde esa cabeza de familia, originando así, que los hijos busquen ese afecto que necesitan en otras parcelas de su vida afectiva tales como la amistad.

Aunque también podríamos hablar acerca de la misma consecuencia en familias que mantengan el punto de vista anterior, y que por mucho que quieran, no funcione.

En definitiva, la estabilidad familiar dependerá de la forma en la que se comuniquen las personas que sean cabeza de familia y del consecuente afecto que den a sus hijos.

 

2.Parejas entre individuos homosexuales:

En este caso, el concepto en sí mismo, sería completamente novedoso con respecto al modelo único de pareja que proponía el catolicismo. Al menos, siendo aceptado social y moralmente. El revulsivo, con respecto a este tipo de relación, y como diferencia de las parejas heterosexuales, ha sido la posibilidad de que los individuos puedan formar uniones legales y la posibilidad de tener hijos, dando lugar, a su vez, a nuevos conceptos a la hora de engendrar descendencia.

Para todos aquellos que se preguntan cómo puede afectar, en la psicología de un niño, tener unos padres homosexuales; He de señalar las recientes investigaciones realizadas en la sociedad americana, las cuales han demostrado que los hijos de parejas homosexuales o tránsgenero no presentan ninguna diferencia con respecto a los hijos de parejas homosexuales. De hecho, se ha demostrado que crecen en un ambiente de tolerancia y respeto, muchas veces, superior al de las parejas heterosexuales. También se ha demostrado que el porcentaje de hijos, con una tendencia diferente a la heterosexual, no es superior al de las parejas heterosexuales.

Por lo tanto, volvemos a llegar a la conclusión de que el único ambiente favorable para mantener una familia son los valores del respeto, comprensión y afecto. Los cuales, muchas veces, vienen negados de la confluencia de perspectivas presentes en la sociedad actual.

Podemos observar, bajo esta reflexión acerca de los nuevos conceptos afectivos del ser humano, los cercanos que están los conceptos de amistad, pareja y familia en la época en que vivimos, sobre todo en casos en los que los individuos viven alejados de ese entorno familiar. En este último de los casos,  los conceptos de amistad, pareja y familia, pueden llegar a fusionarse.

Por esta cercanía en los términos, podríamos decir que el concepto de amor se está colectivizando, dando lugar a que el tiempo empleado en cada uno de los elementos en la vida afectiva de un individuo se reduzca, explicando así mi comentario en el artículo anterior acerca de la pérdida y la transformación del amor. Hoy en día, el individuo elige a la persona que más le aporte sentimentalmente para compartir su tiempo, lo cual me hace plantearme algo sensacional que dejaré para la reflexión de los lectores.

¿Nuestra capacidad afectiva es limitada?

Para concluir este artículo, me gustaría volver a repasar el proceso de liberación que se ha vivido en casi todos los aspectos de la sociedad; A día de hoy, es tan importante la sensación de hacer lo que realmente queremos que, a veces, se nos olvida analizar donde termina esa libertad que tanto ansiamos.

Creo que todos estaremos de acuerdo que el verdadero límite de la libertad personal es el respeto hacia los demás individuos. Por lo tanto, dentro de una libertad total, el respeto solo puede ser marcado desde el individuo mismo al fijar sus límites.

No me he dado cuenta, reflexionando sobre el amor, de que estoy tremendamente hambriento, además, el sol está oscureciendo mi piel, incluso tornándola a un colorado bastante interesante. Pero no me puedo ir a comer sin mencionar una frase que ha estado presente en mi psique desde que comencé esta reflexión:

“El sabio es sabio porque ama, el loco es loco porque cree que puede entender el amor” (Paulo Coelho)

PAZ

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here