Karma

Planteamientos de una neófita: El Cristianismo

Leslie Stevenson en su libro Siete teorías de la naturaleza humana, plantea que el cristianismo tiene una teoría del universo y una teoría del hombre.

Foto: pasotraspaso

Foto: pasotraspaso

Menciona los desacuerdos y las compatibilidades entre el catolicismo romano, la ortodoxia oriental y el protestantismo, nos ratifica que hay más divisiones y diferencias entre las mismas sectas religiosas. El acuerdo es que todas proceden del Antiguo y Nuevo Testamento.

Afirma que podemos suponer que Dios es uno de otros objetos en el universo, él no ocupa un lugar en el tiempo y el espacio, ni tampoco como lo indica Spinoza es la totalidad del universo. Da un ejemplo muy particular que es el de los astronautas que no ven a Dios cuando salen de la esfera de la tierra. Es pues como el Dios cristiano es trascendente, inmanente(natural) y presente en todo lugar y tiempo. Los teólogos contemporáneos dicen que Dios es la relación última, el fundamento de todo ser y sostiene que estas afirmaciones no son incompatibles con el ateismo, de ahí algunos llamados ateos cristianos. Cómo Hume y Kant en el siglo XVIII criticaron fuertemente los argumentos de la existencia de Dios basándose siempre en la razón como explicación de todo, los cristianos afirmaban en aquella época que no era cuestión de razón era cuestión de fe.

Stevenson hace una pregunta: ¿ Qué es lo que uno cree cuando cree en Dios? Si no se puede verificar a Dios mediante la razón, la observación empírica, ni la razón. Dice que el dolor y el mal pueden ser una respuesta en contra sin embargo el cristiano lo ve como un camino de evolución interior, del mal puede nacer el bien, no es susceptible para el cristiano dejar de creer por la actual situación del mundo. Sostiene en ese momento histórico de su libro 1974 que el mundo difícilmente pudo ser creado por una parte de sí mismo o por la totalidad de sí mismo y cómo los teólogos no se daban por vencidos hasta entonces porque para ellos el universo no tiene principio en el tiempo. El autor nos indica que la creación del hombre es una simbolización de verdades religiosas que no contradicen la teoría de la evolución, en el cristianismo parece implicar que si Dios no existiera no existiría el mundo.

Nos habla del principio de verificación: “Si algo no se puede probar por la observación ni es probable por la lógica se podría afirmar que es un uso poético del lenguaje, una expresión de actitudes y emociones, algunos cristianos mencionan como lo más importante el amor y la actitud del amor”. Otros cristianos responden con experiencias humanas, religiosas o místicas que prueban la existencia de Dios temas que para el no creyente no son comprendidos.

Stevenson expone que la creencia religiosa no es incompatible con el razonamiento científico pueden ser complementarios porque cada uno da informes desde distintas posiciones , lo único es que la explicación religiosa no es falseable por lo tanto no verificable por la razón humana hasta ahora. En la teoría del hombre afirma cómo en el cristianismo el hombre es diferente del resto de la creación y al mismo tiempo es parte de ella; según el Génesis el hombre es hecho de polvo, el dualismo de cuerpo y alma es una aportación griega, no aparece en el antiguo o nuevo testamento.

La creencia de la resurrección Stevenson nos explica cómo después de la muerte es otro de los fundamentos del cristianismo, San Pablo dice que morimos como cuerpos físicos pero resurgimos como cuerpos espirituales, utiliza la palabra griega soma que significa cuerpo. Sugiere una mala interpretación del cristianismo cuando se dice que este marca diferencias entre “bien y mal, espíritu y cuerpo, mente y materia”; que San Pablo afirma que espíritu y carne no se refiere a pensamiento y materia sino al hombre regenerado y al no regenerado.

La verdad. Expone el autor que para Platón y la filosofía griega en general se pone énfasis en el intelecto sobre la capacidad del hombre para a través del conocimiento alcanzar la virtud moral, sugiriendo que solo aquellos que tienen ese conocimiento pueden alcanzar la verdad; en el cristianismo se plantea que la consecución del fin verdadero de la vida humana, que es el amor de Dios está abierto a todo el mundo sin importar su capacidad intelectual, el escritor nos remite: “si yo comprendo todos los misterios y todo el conocimiento…pero no tengo amor, no soy nada” Corintios 1,13,2.

El libre albedrío esencial en el cristianismo, es lo que el hombre elige libremente, si ha elegido el mal frente al bien ha roto su relación con Dios. El mito de Adán y Eva es un símbolo de que el hombre está sujeto al pecado y que hay una imperfección en nuestra naturaleza humana. La verdadera naturaleza del pecado no es esencialmente corporal sino el elegir la voluntad del hombre sobre la voluntad de Dios y se invita a esa regeneración del hombre mediante la gracia, el perdón y el amor si se ha desviado.

Afirma Stevenson que para un cristiano no basta con afirmar que Jesús fue un gran hombre, o un hombre con un genio supremo, Jesús es el hijo de Dios; que no basta para un cristiano con afirmar que la vida y muerte de Jesús es un ejemplo, el cristiano afirma que la resurrección ocurrió realmente. El cristianismo es un desafío para la racionalidad humana, para  todas las leyes hasta entonces según el autor  conocidas de la naturaleza.

La Trinidad. Hay tres personas en un solo Dios, padre, hijo y espíritu santo, es válido para los que creen por fe, “no hay una necesidad singular de conversión, es un proceso que dura toda la vida y que va más allá de la existencia nos remite a Filipenses 3,12. Estas creencias no resuelven dudas a los no creyentes afirma.

La Salvación es un acto libre del hombre que aunque Dios lo otorga depende del humano quien en su libertad elige volver a Dios. Los cristianos afirman que es más que una teoría, es un modo de vida, Stevenson dice que aunque se puede considerar una ideología no es una ideología política como lo es el marxismo.

Ahora bien Stevenson daba las explicaciones científicas que hasta entonces eran conocidas para entender los planteamientos del cristianismo y analizar a quienes lo rebatían, la Teoría del Big Bang del universo, de un gran estallido todo el universo se creó lo cual no es incompatible para nada con la procedencia del universo y del hombre de una fuente que surgió de sí misma según el cristianismo . Cuando se niega la existencia de un Dios, o los misterios y principios cristianos de la resurrección,  la Trinidad, y los argumentos que pudieron utilizar Hume, Kant y que hoy muchas personalidades lo hacen, estamos hablando de razón y materia, sabemos que existe en la naturaleza y en sus leyes un terreno amplio por explorar, ocurren fenómenos que se van explicando unos mediante la comprobación y verificación y otros no, pero lo que ayer era imposible o erróneo hoy es una realidad. En la búsqueda de la ciencia por demostrar con las leyes conocidas por la razón humana para explicar fenómenos, nada más recordemos que en un principio se creía que la tierra era plana, o que las leyes de Newton eran la última palabra luego vino Einstein y nos aportó una nueva visión no solo de la física sino que trascendió en las otras ramas del conocimiento y murió tratando de unificar la teoría del electromagnetismo con la de la gravedad, siempre tratando de explicar el comportamiento de la materia, el tema es que el ser humano quiere explicar todo lo que existe con la razón y todo lo que percibe con sus sentidos, lo que no excluye que exista algo distinto a lo meramente material o razonable como lo concebimos hoy, como tampoco podemos afirmar que las actuales leyes de la física son las únicas válidas y que todo está dicho porque si bien es cierto los científicos cada vez descubren diferentes comportamientos del microcosmos y el macrocosmos; un científico dirá que somos solo el cerebro, una vez inactivo ese cerebro ya nada existe para el humano claro, porque el universo se sigue expandiendo, contrayendo, transformando y creciendo, lo comprobable por la razón tampoco es capaz de tener todas las respuestas a los diferentes fenómenos naturales conocidos o desconocidos, esa es la obsesión del ser humano en este camino en el espacio y el tiempo, que es lo que conocemos y lo que vivimos. Como cuando para algunas tríbus su verdad era lo que ellos hasta entonces comprendían, no olvidemos que aún somos una tribu humana llena de limitaciones, fanatismos y sectarismos pero la verdad no tiene porque ser la que vemos con nuestra vista corta, limitada y llena de prejuicios. Ni tampoco la que explicamos con la matemática, física, biología, etc. porque siempre estarán pendientes por resolver muchas preguntas.

¿Para qué es útil el cristianismo hoy, siglo XXI, con la dinámica de una humanidad cada vez más material, consumista y agnóstica?. Recientemente el papa Francisco I en el Brasil mencionaba que estamos en la cultura de la eficiencia, el pragmatismo y el descarte, donde se vive para trabajar desmesuradamente obteniendo bienes materiales necesarios e innecesarios, donde cuenta lo práctico y lo que produce beneficio, se descarta cada vez más a los ancianos, a los niños, a los enfermos, a los desahuciados, cada vez las personas se consideran una cifra, una serie, un número, donde muchos han dejado de creer por los abusos cometidos por los mismos miembros de la iglesia que han ostentado el poder y han tergiversado todos los fundamentos cristianos.

Tiene razón este papa, porque ser cristiano se supone que es ser como Cristo, el Jesús de Nazaret quien se estaría revolviendo en su sitio si viese cómo se ha utilizado su nombre para manejar el poder político, económico y social, cuando en distintas épocas han hecho todo lo contrario a lo que él enseñó, hoy es útil y necesario para los creyentes de Jesús recordar quién fue y cómo actuaría ante una situación, antes de seguir a personas que en su nombre cometen todo tipo de atropellos e hipocresías, donde por un lado se dan una bendición y por el otro coartan vidas, sueños, cometen abusos y para los no creyentes es útil para replantearse la necesidad de una ética humana como la que Jesús enseñó porque él fue un verdadero innovador en su tiempo, detestaba la hipocresía, se enojó cuando su templo lo convirtieron en un antro de ladrones, no discriminaba a ningún ser humano por posición, raza, credo, etc. y dio ejemplo de tolerancia cuando dijo que tire la primera piedra aquel que no haya pecado, cuando unía a su grupo a personas sencillas para brindarles un conocimiento superior, o cuando repartía para todos lo que hubiese y lo multiplicaba, era una forma de impartir justicia y aplicar la distribución justa de los recursos. Muchas otras religiones buscan fines parecidos, hay ateos que son seres humanos solidarios.

Quizá lo que queda de analizar de esta segunda teoría de Stevenson es que al igual que las otras teorías como la de Platón, el marxismo y otras  ideologías que han influido en el pensamiento del ser humano, el cristianismo tiene un gran valor y se debe separar su origen y verdad de su manipulación y posterior utilización para fines diferentes a su esencia. Jesús dijo: Yo soy el camino la verdad y la vida  muchos creerán otros no pero de seguro él dejó algo muy valioso con su ejemplo que de ser aplicado por el ser humano creyente o no creyente contribuye a una sociedad mejor. Recordemos que las personas y grupos corruptos de la religión no son ni han sido como Jesús de Nazaret, han utilizado su nombre para esconder otros intereses. El cristianismo ha dejado de legado importante, a numerosos hombres y mujeres anónimos y conocidos que han trabajado toda una vida por la paz, la justicia social y por una mejor humanidad. Los abusadores han sido estrategas manipuladores escondidos en una filosofía para tras una máscara cometer todo tipo de actos despreciables con fines de lucro o perversión personal o de un grupo específico.

[Inspirado en el libro Siete teorías de la naturaleza humana, de Leslie Stevenson, Reflexión propia.]

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario