Cultura

García Lorca: la pasión acaba en sangre

Escenarios, 42 

1941, Bodas de sangre’, adaptación teatral del drama de Federico García Lorca, se representó el último fin de semana de enero en el Teatro del Mercado de Zaragoza, por las compañías Tejido Abierto Teatro y Tribeka World, en una producción patrocinada por la Comunidad de Madrid.

BODAS DE SANGREEsta versión de la obra lorquiana quedó entre las tres finalistas del premio Teatro del Mundo 2013, tras ser nominada al premio Mejor Obra Extranjera. El año pasado resultó seleccionada por la Agencia Española de Cooperación Internacional para representar a España en el extranjero y, tras una gira por Argentina en el verano de 2013, estuvo representándose en el Centro Dramático Nacional de Madrid con llenos absolutos durante cinco semanas a finales de otoño y principios del invierno.

Junto a ‘La casa de Bernarda Alba’ y ‘Yerma’,  sitúa al poeta granadino entre los autores dramáticos de culto de la primera mitad del siglo XX. La versión realizada por el director argentino Jorge Eines es ‘teatro dentro del teatro’ porque representa el ensayo de la tragedia en 1941, cuando el autor estaba prácticamente prohibido en España y aún no ocupaba el lugar que el tiempo le  ha otorgado. En medio de  los ensayos aparece la realidad como una presencia inevitable, corporeizada por varios episodios que interrumpen el trabajo de los actores y hacen comprender al espectador actual las precauciones de la época y los miedos que generaba el enfrentamiento con la situación política de aquellos años de la inmediata posguerra.

La intención de esta puesta en escena es manifestar la voluntad del arte de no rendirse ante las presiones del ambiente, tanto políticas como sociales. Decir la verdad, reaccionar frente a la opresión, concienciar a la gente y redimirla de la ignorancia son misiones de la creación artística en todo tiempo y lugar.

En la versión de Eines se han conservado la simbología y las metáforas, algo fundamental en la obra de García Lorca, que han sabido compaginarse con el elemento dramático, el más popular y el más socorrido en otras interpretaciones.

La escenografía es austera, pero visual y efectista. El espacio frontal del Teatro del Mercado se aprovecha al máximo y confiere mayor verosimilitud a la representación.

En el elenco actoral destaca la versatilidad de Mariano Venancio realizando el triple papel de padre, suegra y vecina. El resto de los intérpretes defienden bien su papel, aunque en algunos casos hubiera sido necesaria una mayor carga dramática.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario